Un dispositivo evitará los desgarros durante el parto

Manuel Linares explica su modo de uso./
Manuel Linares explica su modo de uso.

Realizado en plástico, y con un diseño para proteger tanto a la mujer como al bebé, el prototipo presentado por la Universidad de Jaén, procura evitar las lesiones vaginales

REDACCIÓNJAÉN

Cada año unas 5.000 mujeres en España sufren desgarros vaginales durante el parto, según cifras de la Universidad de Jaén (UJA), que supone entre 0,8% y 1,2% del total de partos. En el Departamento de Enfermería de esta universidad se ha presentado un dispositivo para evitar este trastorno, que es elaborado en plástico, de una sola pieza y un solo uso. Cuando comienza a asomarse la cabeza del bebé, se colocaría en la zona que resiste más distensión y donde sucede el desgarro.

El interior del prototipo es rígido pero recubierto por otro blando para hacer el efecto pinza y la labor de prevención sin ocasionar daños ni a la mujer ni al feto. Ha sido diseñado por el investigador del Manuel Linares Abad y desarrollado por el Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec), una unión estratégica con la que se cumple la labor social del centro de transferir el conocimiento, aseguró Mª Ángeles Peinado, vicerrectora de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación de la UJA. Por su parte, Andaltec modificó el diseño de la patente para realizar conseguir la versión final que se ha presentado en la Universidad de Jaén.

Una lesión muy dolorosa

Aunque no existe documentación en la que se enfoque en el desgarro del clítoris, un órgano cuya función es meramente sexual, las lesiones ocurren, y son muy dolorosas, afirmó Manuel Linares Abad, diseñador del prototipo e investigador de la UJA. Al tratarse de una zona tan sensible, las suturas también son molestas.

Ahora que el dispositivo ha sido patentado y se ha realizado el prototipo, viene el siguiente paso, que es la producción con material biocompatible y su prueba clínica. No se trata de intervenir en el parto, sino de procurar el mayor bienestar posible de la parturienta. Además, estos desgarros pueden llevar a pérdida de sensibilidad e incluso disfunciones sexuales, suponiendo además un procedimiento quirúrgico y por tanto un gasto mayor al coste que supondría este dispositivo, afirmó Linares Abad. De momento se han producido tres unidades y, en cuanto encuentren financiación, proseguirán con el test.