El Hospital Quirónsalud Clideba nos explica cómo abordar la ansiedad

La psiquiatra Sara Márquez, nos explica cuáles son los tratamientos que se aplican desde Clideba para combatir la ansiedad

La ansiedad es un problema cada vez más extendido entre la población mundial. Se calcula que entre un 15 y un 20 por ciento de los habitantes totales del planeta la acabarán sufriendo en algún momento de su vida. Para tratar la ansiedad es necesaria la atención de los profesionales de la salud mental, como son los psicólogos y psiquiatras.

La doctora Sara Márquez, psiquiatra del Hospital Quirónsalud Clideba de Badajoz, explica la manera en la que tratan esta enfermedad. «La abordamos tanto de manera individual para cada persona y con sesiones en familia, para conocer todo lo que acontece en el día a día. Además, también disponemos de sesiones grupales».

Para conocer un poco más cómo es la ansiedad y por qué se produce, la doctora se adentra en ella. «La ansiedad, como todas las emociones del ser humano, no es positiva ni negativa, sino adaptativa. Por ejemplo, la emoción de miedo sirve para evitar situaciones peligrosas y así sobrevivir. Del mismo modo, la ansiedad es útil como método de alarma, para estar alerta y activados ante situaciones peligrosas o ante las que tenemos que responder», ejemplifica.

La ansiedad se convierte en un problema cuando se da alguno de estos cuatro supuestos: «no hay una razón para que aparezca, se mantiene más tiempo del necesario, y por tanto ya no tiene ninguna función, su intensidad es muy elevada en relación a la situación real y sus consecuencias interfieren en la vida diaria, afectando al área familiar, laboral, social, personal, etc.».

Cuando la ansiedad adaptativa y normal se convierte en un trastorno, se producen varios cambios (que pueden darse progresivamente o de forma radical) «en los trastornos de ansiedad aparecen pensamientos negativos, que son automáticos e intrusivos y que tienen una gran influencia sobre la persona. Son difíciles de modificar y afectan a la persona en su totalidad. Suelen ser pensamientos anticipatorios y catastrofistas; aparecen o se intensifican la angustia, los nervios, la inquietud, el miedo, la impotencia, la frustración y la culpa, entre otras; puede conllevar insomnio, aumento o disminución del apetito, cansancio, tensión muscular, mareos, taquicardias, dificultad para respirar, bajo rendimiento en atención, concentración y memoria, entre otros y se abandonan actividades con las que anteriormente se disfrutaba, y aparece aislamiento, abandono personal, retraimiento social, entre otros».

Estos componentes se refuerzan unos a otros, formando un círculo vicioso difícil de romper. Por todo ello, se reafirma la doctora Márquez en que se debe realizar un tratamiento guiado por un profesional de la salud mental que se enfoque en cada componente de la ansiedad (síntomas físicos, pensamientos, conductas...) para romper dicho círculo vicioso.

Fotos

Vídeos