Hacienda financiará a diez años los tratamientos de hepatitis C a las comunidades

Alfonso Alonso, durante la reunión con los responsables autonómicos. /
Alfonso Alonso, durante la reunión con los responsables autonómicos.

Tras una reunión en el Ministerio de Sanidad, Alonso asegura que todos están de acuerdo con la propuesta del Gobierno, que debe aprobarse a final de marzo

BORJA ROBERTMadrid

El Gobierno ha suavizado su propuesta de financiación para que las comunidades autónomas puedan afrontar el coste de los medicamentos de la hepatitis C. Según ha anunciado el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, estas podrán adquirirlos cuando lo necesiten pero pagarlos a diez años a tipos de interés bajo. Mientras tanto, Hacienda abonará sus facturas. La semana pasada, durante la presentación del plan estratégico, se planteó que el plazo de amortización fuese de tres años.

"Ha sido una reunión positiva", ha asegurado Alonso tras celebrar una reunión informal con la mayoría de consejeros de sanidad de las comunidades autónomas -faltaba el del País Vasco-. "Hemos recibido una valoración favorable al planteamiento propuesto". Antes de entrar a la reunión, tanto Asturias como Andalucía, las dos regiones con gobiernos socialistas, han protestado por la ausencia de una partida específica para lidiar con la adquisición de los medicamentos de nueva generación.

Los mecanismos de financiación los ha presentado el secretario de Estado de Administraciones Pública, Antonio Beteta, que ha destacado que hay tres tipos de comunidades autónomas en lo que respecta a la financiación. "Las inscritas en el mecanismo de facilidad financiera, las adscritas al fondo de liquidez autonómico y, por otro lado, Madrid y País Vasco", ha explicado. Las primeras, que cumplieron su objetivo de déficit, contarán con una financiación del 0% durante los tres primeros años y al tipo que marque el Tesoro Público. En el caso de las segundas, que incumplieron el objetivo, la financiación al 0% solo será durante el primer año. Y con las dos últimas esperan llegar a un acuerdo bilateral. "No va a computar para el déficit así que no va a tener ningún impacto negativo", ha afirmado Beteta.

Para que el plan entre en marcha deberán aprobarlo todas las comunidades autónomas en un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud previsto para finales de marzo. "A partir de abril no debería haber ningún motivo para que no lleguen los medicamentos a todos los que lo necesiten", ha asegurado Alonso. "No hay excusa para que el Plan no despliegue toda su potencialidad". Aunque de momento el Gobierno maneja una cifra de 727 millones de euros para tratar a los casi 52.000 pacientes que tienen identificados con un daño hepático fase dos o superior, el ministro ha asegurado que esta cuantía será flexible. "Si las necesidades son mayores las capacidades del plan también lo serán", ha explicado.