Los problemas económicos, hipótesis del parricidio de Cuenca

Casas de Benítez. /Junta de Castilla-La Mancha
Casas de Benítez. / Junta de Castilla-La Mancha

El pueblo de Casas de Benítez se despide conmocionado de sus vecinos tras el crimen del sábado

J. V. MUÑOZ-LACUNACuenca

El hombre de 56 años que se suicidó el sábado en la localidad conquense de Casas de Benítez, un pueblo de 800 habitantes al sur de la provincia, tras haber matado a su madre de 89 con un arma de fuego, era socio de una empresa que venía sufriendo problemas económicos en los últimos tiempos, según señalaron fuentes de la investigación.

Familiares de los fallecidos relataron esta circunstancia que sufría el autor del parricidio, J.J.M.P., cuya esposa escuchó disparos desde la cocina de la vivienda y posteriormente encontró en los respectivos dormitorios los cadáveres con heridas de arma de fuego en la cabeza.

La hipótesis que maneja desde el principio la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca es que el varón habría matado a su progenitora, J. P. B., con una escopeta «sin ayuda de terceras personas» y a continuación se habría suicidado. Así lo explicaron fuentes de la Delegación del Gobierno, que precisaron que se recibió aviso sobre las 16:30 horas del sábado a través del 112.

El crimen dejó a los habitantes del pueblo impactados. El ayuntamiento decretó tres días de luto oficial y el funeral tuvo lugar a las siete de este domingo entre importantes muestra de dolor de sus seres queridos y los vecinos, que no salían de su sorpresa por las circunstancias de los decesos. La autopsia fue realizada horas antes en el Instituto de Medicina Legal de Cuenca, desde donde fueron trasladados los cuerpos sobre las tres de la tarde hasta la residencia de mayores de Casas de Benítez para el velatorio.

Además, a la una de la tarde de este domingo tuvo lugar una concentración en la plaza en la que se guardó un minuto de silencio en recuerdo de los fallecidos, que, según los vecinos, «eran una familia tranquila y muy querida».

El alcalde Julián Andújar manifestó: «La sorpresa de esta triste noticia nunca alcanzará al dolor por la muerte de estos benitenses». «Ocurren porque hay vida en nuestras calles y personas, cada uno, con sus propias historias. La madre era lo máximo de amor y entrega y él, humilde, trabajador y tenía un amor inmenso hacia una madre, a quien ha cuidado con todo su cariño», resumió el regidor.