Un problema que viene de lejos