Peligro por las bandas

Isco Alarcón, en la piscina con sus perros./
Isco Alarcón, en la piscina con sus perros.

Zidane e Isco elevan a trece la lista de estrellas del fútbol cuyas mansiones en España han sido asaltadas en el último año

ANTONIO CORBILLÓN

Asaltar casas de futbolistas de élite va camino de convertirse en una plaga que trae en jaque a víctimas y clubes. Hace unos días el internacional del Atlético de Madrid Álvaro Morata debió de quedarse helado no por el partido que disputó con la selección en Islas Feroe, sino porque, a esa hora, una banda de ladrones entró en su residencia, ocupada en ese momento por su mujer, Alice Campello, y sus pequeños gemelos, Leonardo y Alessandro, además de otros familiares. Se llevaron un botín de objetos de lujo y alguno de «gran valor sentimental». La Policía llegó cuando aún estaban en la vivienda, pero no logró detener a ninguno.

Ayer mismo se conoció que su colega en el equipo nacional Isco Alarcón y su entrenador en el Real Madrid, Zinedine Zidane, han sufrido la entrada en casa de amigos de lo ajeno. Lo adelantó el programa de La Sexta 'Jugones', aunque no han trascendido más detalles. Los tres se suman a la ya larga lista de futbolistas españoles y europeos que han sufrido asaltos en su hogares. La cifra de este año daría para formar una alineación completa. Y con banquillo. Se conocen al menos trece casos en España. Da la sensación de que a los ladrones les 'entrena' el mismo experto, porque se repite el 'modus operandi'. Y que son aficionados al fútbol. Una gran parte de estos delitos tienen en común la ausencia del jugador. Y, en muchos casos, les pilló en pleno partido, como le sucedió a Morata.

Abril, que da paso a las fases más disputadas de las ligas nacional y europeas, fue la eclosión. En aquel mes, Valencia y Villarreal disputaron los cuartos de final de la Europa League. Los cacos estaban al tanto. Mientras los equipos luchaban en el estadio de la Cerámica (Villarreal), Ezequiel Garay y Gabriel Paulista, del equipo ché, y Funes Mori, del club castellonense, padecieron sendas entradas en sus casas de las afueras de Valencia. En el caso de Garay, los gritos de su mujer y la asistenta y la rápida intervención de los vigilantes de seguridad lograron poner en fuga a los delincuentes sin que se llevaran nada. Más llamativa fue la reincidencia que sufrió el brasileño Gabriel Pautista. Acababa de dejar de vivir de alquiler en la zona y la casa estaba casi vacía. Pero, dos días después, los ladrones encontraron el chalet donde reside ahora y trataron de irrumpir de nuevo en su casa, aunque sin éxito.

«Para hogares con altos capitales no todos los seguros sirven» José E. García, Consejo General de Mediadores de Seguros

«Hay que contratar seguros multirriesgo si queremos estar cubiertos del todo» Águeda Llorca, Acierto.com

«Normalmente el robo no solo afecta a los objetos, sino a la vivienda» Martín Navaz, Asociación Española de Corredurías

Después se supo que ese mismo día fueron sorprendidos y detenidos más 'chorizos' en la casa del valencianista Geoffrey Kondogbia. La Policía cree que todos los asaltos fueron cometidos por una misma banda con patrones muy estudiados. El pánico que desató esta sucesión de allanamientos hizo que los jugadores reclamaran y lograran que el Cuerpo Nacional de Policía desplegara un operativo especial junto a sus casas en el partido de vuelta.

Barça, también campeón

Además del derby levantino, ese mes se jugó otro clásico: Sevilla-Betis. Fue la fecha elegida para intentar asaltar las viviendas de los jugadores verdiblancos Joaquín Sánchez y William Carvalho, que habitan en residenciales de lujo como Simón Verde ( Mairena de Aljarafe) y en Camas.

En la clasificación de víctimas por clubes el Barcelona también es campeón. Cuatro de sus estrellas lo han padecido en esta temporada. Hace un año, la casa en Esplugues de Llobregat (Barcelona) de Gerard Piqué y la cantante Shakira recibió la visita de una banda. La pareja no estaba, pero sí los padres del jugador, a los que les sorprendieron en la cama. En noviembre, la víctima fue Jordi Alba. Y, hace unas semanas, al brasileño Phillippe Coutinho le violentaron su casa mientras comía en un restaurante de la Ciudad Condal. Meses antes ya le habían robado el coche.

Artur también tuvo que denunciar una entrada en su casa. Y en febrero, a Kevin-Prince Boateng le salió caro su primer día como titular del Barça. Le 'levantaron' 300.000 euros en joyas de su vivienda. Ese mismo mes, y mientras el Real Madrid se enfrentaba a su eterno rival blaugrana, el afectado fue el jugador francés del equipo blanco Karim Benzema, aunque no ha trascendido el botín.

Las estrellas del fútbol tienen la costumbre de convivir como vecinos en urbanizaciones de lujo. Ocurre con varios jugadores del Real Madrid en La Finca (Pozuelo de Alarcón, Madrid) o del Valencia y Villarreal en Torre en Conill (Bétera, Valencia). Casi todos publican imágenes y escenas caseras en sus redes sociales en las que aparecen sus fincas. La combinación de ambas cosas facilita la planificación de los asaltantes. «No sorprende si observamos las grietas de seguridad que suponen las redes sociales; a veces es fácil conocer la distribución y puntos débiles del domicilio», explica Águeda Llorca, portavoz del comparador digital de seguros acierto.com.

El Real Madrid llegó a ofrecer a todos sus jugadores un sistema de seguridad individual después de que el holandés Arjen Robben sufriera la entrada de extraños en su domicilio de la urbanización Santo Domingo (carretera de Burgos, Madrid) y les pusiera en fuga armado con un cuchillo de cocina. Un riesgo que no gustó al club, que decidió imponer a sus figuras un completo servicio de vigilancia. En especial, cuando están de viaje. Tras el asalto en casa de Zidane e Isco, el club anunció que mejorará ese servicio y ha reiterado a su plantilla que «extremen la discreción» en sus redes sociales.

Seguridad y blindaje

Asegurar estas propiedades se ha convertido en un reto para las compañías de seguros. Hay muchas que no ofrecen pólizas específicas para estos clientes. La clave está en la figura del mediador. «Para hogares con altos capitales tanto de continente como de contenido, no todos los seguros sirven. El mediador profesional y entendido se irá a compañías donde tienen pólizas especiales, donde hay posibilidad de asegurar grandes capitales y límites muy amplios», expone José Enrique García, vocal del Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros. En la prima, las compañías se centran en las condiciones de seguridad y blindaje. «Las hay que, en función de esas medidas, pueden aplicar una tasa distinta». Incluso rechazar el contrato porque en sus normas «no entre el poder asumir el riesgo si las medidas de seguridad no son las adecuadas», insiste García.

De igual forma, hay aseguradoras que no incluyen en su prima los objetos de lujo, coches deportivos o joyas. O que exigen una póliza distinta y anexa (multirriesgo) para estas piezas. Por eso, el presidente de la Asociación Española de Corredurías de Seguros, Martín Navaz, recomienda acudir a «aseguradoras expertas que pueden dar una solución integral. Es más recomendable si tienen producto específico para objetos de valor, cuadros o joyas».

La inseguridad también llega a Europa. Dani Alves (PSG Paris), Sadio Mané y Filmino (Liverpool) o el presidente del Olympique de Marsella, Jacques-Henri Eyraud, sufrieron lo mismo. Y tres jugadores del Lyon, Depay, Toursar y Diop, los padecieron jugando contra el Barcelona. Los blaugrana parecen atraer estos delitos.