«Miles de personas han sobrevivido sin amor, ninguna sin agua»

Consejos a seguir para usar mejor el líquido elemento y ahorrar en su consumo con acciones sencilllas

Una persona riega unas plantas con una regadera./ HOY
Una persona riega unas plantas con una regadera. / HOY
PAOLA PÉREZ CUENDA

«Miles de personas han sobrevivido sin amor, ninguna sin agua». Seguro que a la pregunta sobre qué es lo más importante en la vida pocos dirían que el agua. Sin embargo, el poeta y ensayista W. H Auden con esta frase la ponía por encima de todo en la vida del ser humano, al igual que el gran Federico García Lorca se preguntaba en una de sus canciones «agua, ¿dónde vas?». Un revolucionario que también se hacía preguntas que pocos se harían.

Sin embargo, que el agua es vida y da vida es incuestionable a estas altuas, así como que es un derecho fundamental de todos los seres humanos. Unos seres humanos que deben aprender a cuidar y a ahorrar agua para que siga siendo un derecho también para los venideros.

El planeta Tierra podría llamarse planeta Agua ya que el 70 por ciento de su superficie es justamente eso, agua. Sin embargo, el agua es un bien limitado y escaso que se debe cuidar. Y más en época estival, donde esta escasez se hace más patente en reservas y pantanos. De esta manera, conservarla y usarla adecuadamente es de vital importancia para el beneficio de todos.

Estos son algunos de los consejos a seguir para usar mejor el agua y ahorrar en su consumo mediante acciones sencilllas:

  • 1

Ducha en lugar de baño y parar el agua mientras se enjabona en la ducha. Aunque parezaca el consejo más típico es de los más eficaces en cuanto a ahorro de agua se refiere puesto que se pueden ahorrar entre 20 y 30 litros cada vez que se cierra el grifo en la ducha o lavándose los dientes. Otra opción es que mientras se espera a que salga el agua caliente de la ducha, se puede aprovechar para llenar recipientes para utilizar después ese agua con otras finalidades.

  • 2

Reparar los grifos que gotean. Este es uno de los consejos más sencillos, pero también de los más eficaces. Aunque parezca una tontería, una gota por segundo se puede convertir en 30 litros de agua. Un ahorro que también se notará en la factura a final de mes.

  • 3

No lavar los platos con el grifo abierto. Una de las ideas más prácticas en el día a día de los hogares extremeños puede ser al lavar los platos llenar previamente las dos pilas del fregadero, y no hacerlo con el grifo abierto.

  • 4

Cisternas de vaciado para aguas menores y mayores. Hoy en día, muchas cisternas modernas tienen dos tipos de vaciado: uno para aguas menores y otro para aguas mayores. Si la cisterna de casa no es de este tipo, siempre se puede meter una botella llena de agua dentro para ahorrar un litro de agua cada vez que se use la cisterna. También es muy importante comprobar si la cisterna pierde agua y necesita ser reparada.

  • 5

Recoger el agua de la lluvia. Si existe la posibilidad, otro de los consejos es recoger agua de lluvia. Aunque esta no se pueda beber, sí es muy útil para fregar el suelo, regar las plantas, o limpiar, entre otros.

  • 6

Agua de cocina para las plantas. Otra idea muy recomendable es usar el agua que se utiliza cocinando para regar las plantas, algo que incluso será beneficioso para éstas. Por ejemplo, el agua que se utiliza para hervir huevos aportará los nutrientes de la cáscara del huevo a las plantas.

  • 7

No descongelar los alimentos con agua. Algo que no será muy difícil con las altas temperaturas veraniegas. Es preferible sacar la comida congelada con suficiente tiempo de antelación para que no sea necesario malgastar agua.

Desde el punto de vista económico, el ahorro de agua merece la pena y mucho para el bolsillo. Se suele pensar que ahorrar agua con el bajo valor económico que tiene no va a suponer una gran diferencia en la factura a final de mes. Sin embargo, más del 40 por ciento del agua que se consume en una casa extremeña es agua caliente, que requiere energía para calentarla. Ésta tiene un valor superior a 4 veces el coste del agua. Por ello, si se reduce el consumo de agua, se ahorrará también en la factura de gas.

Cada gota de agua cuenta. Y de qué manera. Cada día y con pequeñas acciones es posible ahorrar grandes cantidades de agua y ayudar así al medio ambiente. Pues, tal y como recuerda Lorca en su canción: «Agua, ¿dónde vas? Riyendo voy por el río a las orillas del mar».