Cómo implantar las 35 horas en la Sanidad

Si hay poco personal, y queremos que trabaje menos, ¿quién hace ese trabajo? ¿Cómo se paga? ¿Con los presupuestos de 2018 de Sanidad o de Hacienda? Se mire por donde se mire es un auténtico despropósito

DAMIÁN CUMBRES, Mª JOSÉ VILLALÓN,Y VICTORIA GONZÁLEZSATSE, SIMEX y SAE

Es bien conocido el gran malestar que ha causado entre enfermeros, médicos y técnicos auxiliares de Enfermería el acuerdo alcanzado (20 de junio) por la Consejería de Hacienda y Administración Pública y los sindicatos de clase que, supuestamente, posibilitará la flexibilización y recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales en nuestra comunidad autónoma.

Es lamentable que, después de años de enormes recortes que han perjudicado tanto a la atención prestada a los ciudadanos como a las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, se quiera ahora publicitar ante la opinión pública las bondades de un acuerdo que, bien sabemos, no pasará de ser un titular de prensa más, ya que no podrá cumplirse.

¿A quién se quiere engañar cuando se asegura que, a partir del próximo 1 de octubre, los profesionales que trabajan en la sanidad pública de Extremadura volverán a trabajar media hora menos al día? ¿A quién se quiere engañar cuando se afirma que se procederá también al pago de la carrera profesional y el desarrollo profesional? Y ello junto a la eliminación de la minoración del régimen retributivo durante la incapacidad temporal.

Cualquier análisis que se haga de la situación en la que se encuentra nuestro Servicio Extremeño de Salu, nos indicará que los datos del recuento horario, por el que rige el personal estatutario en la actualidad, es tremendamente deficitario en cómputo de 37,5 horas. ¿Cómo será con 35 horas? lo cual nos lleva a constatar el importante déficit de profesionales existentes, así como de recursos económicos y materiales; si hay poco personal, y queremos que trabaje algo menos, las preguntas que nos surgen son: ¿Quién hace ese trabajo? ¿Cómo se paga? ¿Con los presupuestos del 2018 de la Consejería de Sanidad o de la Consejería de Hacienda?

Se mire por donde se mire, es un auténtico despropósito, que mucho nos tememos responde más a intereses políticos y/o de connivencia con determinadas organizaciones sindicales de clase que al que realmente debe mover cualquier acción del Gobierno extremeño, y que no es otro que asegurar una atención sanitaria de calidad.

Rechazamos que un asunto de tanta importancia no se haya abordado en la Mesa Sectorial de Sanidad y por la máxima autoridad sanitaria, impidiendo así el legítimo debate y concreción de posturas, con las organizaciones que representamos los intereses de los miles de profesionales sanitarios que trabajan en nuestra comunidad autónoma.

Nuestro ánimo siempre es colaborar y buscar puntos de acuerdo en busca del bien común de nuestro servicio de salud y de los profesionales. La Administración nos encontrará en frente si decide acometer de manera unilateral cualquier medida que sea lesiva para sus intereses o, como es el caso, se dedican a vender humo generando unas expectativas que no se podrán satisfacer.

Los profesionales llevan mucho tiempo realizando un esfuerzo personal irreprochable, para mantener un servicio de salud gravemente deteriorado por los recortes. Se puede afirmar con rotundidad que, gracias a ellos y ellas, la atención al ciudadano se ha asegurado en momentos de muchas dificultades, y no podemos ahora defraudarles.

Y que quede bien claro que los sindicatos profesionales de la sanidad están por un sí a la recuperación de las 35 horas semanales; sí a la despenalización del derecho a enfermar y sí al desbloqueo de la carrera y desarrollo profesional, pero siempre que sea de una manera real y efectiva, dentro del marco legal de estabilidad y presupuestario que el Gobierno extremeño debe preservar. Nuestros profesionales no se merecen menos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos