«Emprender a edades tempranas refuerza la confianza del niño en sí mismo y su autonomía»

«Llevar a cabo una experiencia emprendedora a edades tempranas potencia el desarrollo de las capacidades no cognitivas del niño y refuerza su autonomía. Por eso, es importante que los padres confíen en el potencial de los pequeños; lo peor es sobreprotegerlos», sentencia Blanca Narváez, directora de la Fundación Junior Achievement, que promueve un programa pedagógico en centros escolares para que los jóvenes tomen decisiones empresariales con la creación y gestión de su empresa.

El pasado año, alumnos de Secundaria del Colegio Padre Damián de Barcelona participaron en el programa 'Miniempresas' con su proyecto 'I-socks'. Idearon calcetines en los que las punteras tenían un color diferente en función del número de pie. El objetivo era acabar con el problema de calcetines desparejados y que en las casas donde hay varios hermanos no se confundieran los calcetines. Se reunieron con una empresa de la zona proveedora de este tipo de prendas, y comenzaron a colaborar. Propusieron al colegio la venta de estos calcetines como parte del uniforme, y aceptaron. Hoy, parte de esos beneficios se destinan a un proyecto que este centro educativo desarrolla en África.