La estrella latina de la ley

Alex Villanueva tomó posesión este lunes como sheriff. :: efe/
Alex Villanueva tomó posesión este lunes como sheriff. :: efe

Alex Villanueva se convierte en el primer sheriff hispano de Los Ángeles en cien años. «Sigo levantándome de entre los muertos»

IRMA CUESTA

Hace solo unos días, durante el acto de toma de posesión del nuevo sheriff de Los Ángeles, una mujer entre el público gritaba emocionada «sí, se puede» en español. Lo dijo tantas veces, y con tanto ímpetu, que Alex Villanueva, el hombre que a partir de esta semana llevará la estrella de seis puntas prendida junto al corazón, se volvió y le gritó en un castellano impecable: «Sí, podemos». Era su forma de reconocer el apoyo de los hispanos; la manera de dar las gracias a los que han apostado por su candidatura y logrado que, por primera vez en cien años, haya un sheriff hispano en el condado de Los Ángeles, el más grande de EE UU. Contra todo pronóstico, Alex Villanueva logró está semana lo que nadie había conseguido en 138 años: desbancar la candidatura de un sheriff en activo.

Villanueva atesora una larga trayectoria de servicio público. De padre puertorriqueño y madre polaco-americana, siempre se ha visto a sí mismo como una suerte de David en perpetua lucha contra Goliat. Cincuenta y cinco años en los que ni un solo instante ha dejado atrás el sentimiento de no encajar ni ha dejado de luchar contra el 'statu quo' del departamento y la discriminación racial. Estos días en los que tras la toma de posesión le han preguntado si sabe cuántos y de qué envergadura son los problemas a los que se deberá enfrentar, Villanueva ha contestado: «Mi carrera ha sido asesinada tantas veces que soy como Freddy Krueger. Sigo levantándome de entre los muertos».

La realidad es que el nuevo sheriff, que ya ha anunciado su deseo de «limpiar la casa», tiene por delante una considerable tarea. Además de capitanear un ejército de 17.000 empleados, deberá hacerse cargo de un sistema carcelario sembrado de escándalos que alberga a 18.000 reos, una tercera parte de los cuales sufren enfermedades mentales. Un número más que suficiente para que sus responsables no den abasto a poner orden. Aún así el Penal Central de Hombres y el Centro Correccional de Torres Gemelas de la ciudad están entre las diez peores cárceles de Estados Unidos.

Tampoco lo va a tener fácil en la calle, por más que el índice de criminalidad haya descendido considerablemente y las autoridades miren al futuro con optimismo. El año pasado, 282 personas murieron asesinadas, la mayor parte a manos de las pandillas callejeras. Eso sí, un 4% menos que el año anterior.

CSI Los Ángeles

Pero no todo son malas noticias. Villanueva toma el mando de un departamento que se ha ganado a pulso una fantástica reputación por sus esfuerzos en el desarrollo e integración de las últimas tecnologías aplicadas a la investigación criminal. Contar con un equipo de investigadores forenses al más puro estilo CSI podrá facilitarle mucho las cosas a un hombre que ha sido policía durante 32 años y que asegura no ser político, ni burócrata, «solo reformador». «Crece el crimen, desciende la moral de los policías y los niveles de reclutamiento están más bajos que nunca. Es el momento de cambiar las cosas», asegura en los vídeos que su equipo colgó en internet durante la campaña. Mensajes en castellano junto a su esposa Viviana, una policía a la que conoció cuando comenzaba a patrullar por las calles de Los Ángeles.

Los analistas afirman que ese empeño en dirigirse en español ha sido decisivo para obtener el 84% del voto latino; de hecho, Villanueva logró sus mejores resultados en las áreas pobladas por hispanos. También dicen que ha sido fundamental su decisión de no cooperar con el ICE, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. «Lo que vimos en Alex Villanueva fue a alguien que se sentó con nuestros miembros, familias inmigrantes, y les habló. Y ellos se emocionaron con su candidatura y la posibilidad de que finalmente tendrían a alguien que los respetaría y trataría de forma justa y equitativa», asegura Angélica Salas, presidenta de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes.

Ellos, mantienen en el entorno de Villanueva, fueron los artífices del milagro. Sin su voto, Los Ángeles aún tendría que esperar para conocer a su primer sheriff hispano, un sheriff con la tenacidad de Freddy Krueger.

 

Fotos

Vídeos