Las cigüeñas negras dicen adiós a Extremadura

Imagen de una cigüeña negra. /SEO-BirdLife
Imagen de una cigüeña negra. / SEO-BirdLife

Estas aves, que tienen en la región uno de sus principales enclaves, inician ahora su viaje hacia África por lo que es el momento ideal para contemplarlas

HOY.ES

Las cigüeñas negras, aves emblemáticas en Extremadura, dicen adiós a sus nidos en los humedales e inician su viaje anual a África, donde pasarán el invierno. Es el momento ideal para observarlas, según apunta la organización conservacionista SEO-BirdLife, que anima a los aficionados a la observación ornitológica «a registrar las observaciones de esta esquiva ave para poder aportar mayor información sobre su estado y distribución».

Además de las pocas parejas que invernan en España, muchas de ellas en los humedales de Extremadura, en los próximos dos meses ejemplares de otros países europeos atravesarán la península en su paso hacia el África subsahariana, donde pasan el invierno. La organización ecologista advierte que es este «el mejor momento» para poder avistar a uno o varios individuos en cualquier de nuestros humedales, en numerosos tramos de ríos o volando sobre nosotros. Al contrario que la cigüeña blanca, la negra acostumbra a realizar la migración en solitario o en pequeños grupos.

Se sabe que la población de estas aves alcanzó en Extremadura uno de sus máximos históricos en 2013, cuando se contabilizaron 189 parejas, convirtiendo así a la región en la comunidad que más ejemplares de esta especie albergaba en la península ibérica.

Sin embargo, la cigüeña negra sigue siendo una ave amenazada y en peligro de extinción por lo que SEO-BirdLife reclama que se haga un censo nacional para conocer su situación real. «Apenas existen planes para la recuperación de la especie y los datos se seguimiento son insuficientes. No disponemos de información adecuada para, por ejemplo, determinar sus tendencias poblacionales o cómo evoluciona su reproducción cada año. Por eso, es preciso un censo nacional de la especie. Mientras llega, toda información es valiosa. De ahí nuestro llamamiento a la comunidad de aficionados al ‘birdwatching’ para que, en los próximos meses, estén atentos a la especie y compartir sus observaciones a través de la aplicación gratuita eBird», apunta el coordinador de Ciencia Ciudadana de la ONG conservacionista, Juan Carlos del Moral.