Plutón, el desconocido que una vez fue planeta

Imagen de Plutón/
Imagen de Plutón

En julio una nave de la NASA visitará por primera vez el que durante siete décadas fue el mundo más lejano del Sistema Solar

CRISTINA L. ÉBOLImadrid

Durante más de siete décadas fue el planeta del Sistema Solar más lejano del Sol. Pero en 2006 fue descendido de categoría. Aquel año, la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional decidió que Plutón no daba la talla o, lo que es lo mismo, dado su reducido tamaño sólo podía ser considerado como un planeta enano, una nueva categoría que se acuñó para clasificarlo a él y otros cuerpos de los confines remotos del Sistema Solar, como el también desconocido Eris.

Al margen de que sea un planeta enano poco se sabe hasta ahora sobre Plutón. Descubierto en 1930, su nombre viene a cuenta del dios romano de la muerte. El lejano planeta reúne varias peculiaridades. Mide unos 2.270 kilómetros de diámetro, casi seis veces menos que La Tierra. Pero, curiosamente, en vez de un único satélite tiene cinco. El mayor de ellos es Caronte, que es casi del mismo tamaño que Plutón. Si este último es el dios del inframundo, su luna más grande no podía llevar otro nombre que el de Caronte, el barquero encargado de llevar las almas de los muertos hasta el más allá.

La órbita elíptica de Plutón y sus satélites en torno al Sol también guarda curiosidades. Tarda 248 años terrestres en completar una vuelta en torno a él. Pero ésta es tan irregular que en ocasiones llega a estar más cerca de la estrella que Neptuno, al que cede así el título de planeta más lejano enano o no- al gigante gaseoso.

Como no podía ser de otra manera su distancia del astro Rey de 5.900 millones de kilómetros lo convierte en un mundo oscuro y frío. Su temperatura no supera los 218 grados bajo cero. Y la luz tarda más de cinco horas en llegar hasta él.

Algunos de los misterios sobre Plutón empezarán a desvelarse a partir de julio de 2015. Será entonces cuando la nave New Horizons de la NASA llegue a sus proximidades. Sus mediciones y fotografías arrojarán luz sobre las peculiaridades de un planeta. Enano, sí, pero también planeta al fin y al cabo.