Aumentan las denuncias por abusos sexuales contra el personal de la ONU

Sede Naciones Unidas en Nueva York./AFP
Sede Naciones Unidas en Nueva York. / AFP

De las 27 agresiones de 2017 se ha pasado en 2018 a 97 casos atribuidos a trabajadores de la organización y otros 109 a personal de las agencias locales

COLPISA/AFPNueva York

Las denuncias por abusos y explotación sexual por parte del personal que trabaja en las agencias de Naciones Unidas ha aumentado, según recoge un informe interno divulgado este lunes por el organismo internacional.

El secretario general de la ONU, António Guterres, sostiene en este documento que, no obstante, hubo una disminución de los casos de violaciones y explotación que implican a los miembros de las fuerzas militares que integran los cascos azules: 54 en 2018, frente a los 62 del año anterior y los 104 de 2016.

Guterres se ha comprometido a erradicar del organismo los abusos sexuales después de que una serie de casos ocurridos en los últimos años empañaran gravemente la imagen de las misiones de mantenimiento de la paz y del personal de la ONU.

El documento destaca que durante el año pasado se registraron 94 denuncias contra trabajadores de la ONU y 109 contra personal de organizaciones locales que trabajan conjuntamente con Naciones Unidas en todo el mundo, frente a 25 en 2017. Once casos se refieren a violaciones de menores, según el informe.

El Programa Mundial de Alimentos recibió 19 denuncias de abuso sexual contra su personal y organizaciones asociadas en 2018, en comparación con 26 en los 12 años anteriores. ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, informó de 34 denuncias en 2018, casi el doble que las 19 en 2017; además, hubo 15 denuncias contra funcionarios de la agencia de la ONU para la infancia, Unicef, el año pasado en comparación con ocho en 2017.

El aumento de las denuncias se atribuyó en parte a los esfuerzos para alentar a las víctimas a presentar sus acusaciones. Las últimas cifras sugieren que «los esfuerzos de sensibilización y divulgación están teniendo un impacto y que hay una mayor confianza en víctimas y testigos y una mayor conciencia de la necesidad de informar», dice el informe.

En lo que respecta al personal de mantenimiento de la paz, la mayoría de las acusaciones (el 74%) en 2018 provinieron de dos misiones, una en República Centroafricana y otra en la República Democrática del Congo. De acuerdo con la ONU, corresponde a los gobiernos tomar medidas contra sus tropas enviadas como personal de mantenimiento de la paz que enfrenten acusaciones creíbles de violación u otra mala conducta. Sin embargo, se dieron pocos detalles sobre los procesamientos, con muchos casos aún en revisión.