Los otros Apolos

El astronauta Eugene Cernan camina por la Luna en la misión del Apolo 17./Nasa
El astronauta Eugene Cernan camina por la Luna en la misión del Apolo 17. / Nasa

Además de Neil Armstrong y Buzz Aldrin, han sido diez los astronautas que han pisado la Luna

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Pocos logros científicos han inspirado tantas teorías conspirativas como la llegada del hombre a la Luna en 1969. De nada sirven las pruebas: los kilos de rocas lunares que se transportaron a la Tierra, el refractor láser que permite medir la distancia exacta a la que se encuentra el astro, las imágenes por satélite que muestran el material que dejaron los astronautas o el hecho de que la Unión Soviética jamás negara la gesta de los estadounidenses…Igual de asombroso es el hecho de que millones de personas creen que aquel viaje sólo se produjo en una ocasión. La saturación en los medios de comunicación y el hartazgo de la audiencia llevaron a 'olvidar' que en total fueron doce los astronautas que pisaron el satélite.

Apolo 12

Charles 'Pete' Conrad Jr., junto a la bandera estadounidense.
Charles 'Pete' Conrad Jr., junto a la bandera estadounidense. / Nasa

Tan solo cuatro meses después del Apolo 11, el 19 de noviembre de 1969, alunizaban dos de los miembros del Apolo 12, mientras el piloto Richard F. Gordon, permanecía en la órbita lunar. Charles 'Pete' Conrad y Alan L. Bean estuvieron 31 horas y 31 minutos sobre el satélite. En este caso, la actividad extravehicular ocupó casi ocho horas de su tiempo en las que se hicieron con 34 kilos de rocas lunares. Los astronautas hicieron la primera transmisión de televisión a color, que se interrumpió cuando Bean apuntó accidentalmente la cámara al sol.

Apolo 14

Alan B. Shepard, sobre la superficie lunar.
Alan B. Shepard, sobre la superficie lunar. / Nasa

Tras el desastre del Apolo 13, hubo que esperar hasta el 31 de enero de 1971 para que la NASA se decidiera a enviar una nueva misión a la Luna. En esta ocasión fueron Alan B. Shepard y Edgar D. Mitchell quienes descendieron al satélite, mientras Stuart A. Roosa permanecía en la órbita lunar. Los dos astronautas hicieron dos paseos por la superficie lunar, de 4,8 y 4,6 horas, y estuvieron sobre su superficie un total de 33 horas y media. Instalaron una estación científica y recogieron 43 kilos de rocas y polvo lunar. Además, se hizo chocar contra la Luna la tercera fase del cohete Saturno así como estallar trece cartuchos de explosivos en la superficie para que los sismómetros dejados en anteriores misiones registraran el fenómeno. Hubo también espacio para alguna anécdota. Quizá la más simpática es la que protagonizó Shepard, que llevó a bordo de la nave un palo de golf con el que practicó un par de swings con dos bolas. La misión concluyó felizmente el 9 de febrero.

Apolo 15

Irwin, junto al rover lunar.
Irwin, junto al rover lunar.

Lanzada el 26 de julio de 1971, supone un paso adelante en el programa espacial estadounidense. La misión del Apolo 15 llevó a dos astronautas a superar los dos días de estancia en la superficie lunar. Tras el alunizaje, que tuvo lugar el 30 de julio, David Scott y James Irwin permanecieron casi 67 horas sobre el astro, mientras Alfred M. Worden daba vueltas al satélite. Realizaron tres excursiones extravehículares de más de 18 horas de duración en total.

La placa con los astronautas caídos.
La placa con los astronautas caídos. / Nasa

El punto y aparte a la misión fue la utilización por vez primera de un rover lunar, un vehículo fabricado por la compañía Boeing y la Delco Electronics de General Motors, que les permitía alejarse del módulo lunar con cierta seguridad. Recorrieron alrededor de 28 kilómetros con él. Además de la recogida de más de 75 kilos de rocas lunares y de los diversos experimentos que realizaron, los astronautas dejaron una placa con los nombres de los 14 astronautas soviéticos y americanos muertos durante la carrera espacial. El despegue del módulo lunar se televisó también por primera vez gracias a una cámara ubicada en el rover. El 7 de agosto los tres astronautas amerizaban en la Tierra.

Apolo 16

John W. Young, junto al módulo lunar.
John W. Young, junto al módulo lunar. / Nasa

El 16 de abril de 1972 partía desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, una nueva misión destinada a alunizar en el satélite. En esta ocasión fueron John Young y Charles Duke los que descendieron a la superficie lunar, mientras Ken Mattingly permanecía en el módulo de mando. Alcanzaron la Luna cinco días después, el 21 de abril. Los dos astronautas estuvieron sobre la superficie lunar 71 horas y realizaron actividades extravehiculares durante algo más de 20 horas. Con el segundo rover lunar, recorrieron casi 27 kilómetros y recogieron algo menos de 96 kilos de muestras lunares. Young, Charles y Duke regresaron a la Tierra el 27 de abril de 1972. Eso sí, durante el viaje de vuelta Mattingly realizó una caminata espacial para recuperar varias cintas de película del exterior del módulo de servicio.

La caminata espacial, durante el viaje de regreso a la Tierra.
La caminata espacial, durante el viaje de regreso a la Tierra. / Nasa

Apolo 17

El 7 de diciembre de 1972, partía la última misión a la Luna. Eugene Cernan y Harrison Schmitt alunizaron el 11 de diciembre, mientras Ronald Evans se mantenía en la órbita lunar. Ambos astronautas permanecieron más de tres días en la superficie del satélite, casi 75 horas. A esta última misión pertenecen algunas de las imágenes más espectaculares del hombre en la luna. Se batieron todos los records. Así, el tercer rover que se envió al satélite recorrió más de 35 kilómetros. Los astronautas hicieron actividades extravehiculares durante más de 22 horas y recogieron más de 110 kilos de muestras lunares. El 15 de diciembre, Harrison Schmitt, el duodécimo y último hombre en pisar la Luna, volvía a introducirse en el módulo lunar. Le seguía Eugene Cernan, el último hombre en abandonar el satélite. Ponían rumbo al planeta Tierra, donde amerizarían el 19 de diciembre de 1972. La NASA canceló el Apolo 18, que hubiera sido la siguiente expedición lunar.

Harrison Schmitt posa con la bandera estadounidense y la Tierra al fondo.
Harrison Schmitt posa con la bandera estadounidense y la Tierra al fondo. / Nasa
Apolo 13, la milagrosa misión fallida

La audiencia había perdido interés en el programa espacial estadounidense, sin embargo, con el Apolo 13, la recuperó, pero por razones distintas. El público no celebró que los tripulantes de la misión alcanzaran la Luna, sino otra gesta: que regresaran con vida a casa. La tripulación de la séptima misión tripulada del programa, cuyo despegue tuvo lugar el 11 de abril de 1970, se vio obligada a abortar el alunizaje tras la explosión de un tanque de oxígeno durante el trayecto. James Lovell, John L. 'Jack' Swigert y Fred W. Haise tuvieron que ingeniárselas para volver con vida y afrontar no solo la pérdida de calor en la cabina y la falta de agua potable, sino la reparación del sistema de depuración de dióxido de carbono. Tras casi seis días de misión, amerizaron el 17 de abril de 1970.