Los amantes de la espuma

Los amantes de la espuma

La idea de homenajear a la cerveza nació en un pub de California. Pronto se extendió a todo el mundo

JAVIER GUILLENEA

Al californiano Jesse Avshalomov se le ocurrió en 2008 una idea refrescante que pronto subió como la espuma. Pensó que ya era hora de rendir un sentido homenaje a la cerveza y llegó a la conclusión de que lo mejor era dedicarle una jornada al año. Contó su idea a tres amigos y juntos acudieron a su pub favorito de la ciudad de Santa Cruz. Allí, entre pinta y pinta, inauguraron oficialmente el primer día internacional de la cerveza.

Fue algo más que una ocurrencia para pasar un rato divertido. El grupo de amigos creó una página web en la que anunciaron que a partir de ese momento se celebraría cada mes de agosto -inicialmente fue el día 5, pero después la fecha se trasladó al primer viernes del mes- una jornada «para que los amantes de la cerveza de todo el mundo brinden por nuestros cerveceros y camareros y se regocijen con la grandeza de la cerveza».

Los padres fundadores dejaron escritos en la web tres mandamientos a modo de instrucciones para celebrar el día como Dios manda. El primero, «reúnase con los amigos y disfrute del sabor de la cerveza». El segundo, «rinda homenaje a los responsables de preparar y servir la cerveza». El tercero, que parece escrito después de la cuarta pinta, es mucho más ambicioso. En él, los cuatro amigos expresan su propósito de «unir al mundo bajo la bandera de la cerveza, celebrando las cervezas de todas las naciones juntas en un solo día».

Ese día los cerveceros agradecen a los camareros su labor

Pudo quedar ahí la cosa, pero no fue así. La web tuvo éxito y sus autores comenzaron a recibir mensajes de amantes de la cerveza de todo el mundo interesados en hacer suyos los preceptos de la filosofía que propugnaban Jesse Avshalomov y los suyos y que se resumía en frases como las del proverbio checo que dice: «Una buena cerveza puede juzgarse con un solo sorbo, pero es mejor estar completamente seguro». En poco tiempo el evento que nació en un pub se hizo de verdad internacional y se extendió por todos los puntos cardinales de la mano de los discípulos de Avshalomov. Hoy se celebra en más de doscientas ciudades de 23 países.

Cada primer viernes de agosto grupos de amigos se reúnen en bares o casas para regalarse mutuamente cerveza y degustarla, se supone que con moderación. Los pubs que se suman a la jornada hacen descuentos a sus clientes que, si siguen las instrucciones de los fundadores, deberán hacer lo posible para que los camareros «sepan que les apreciamos». Se beben cervezas de todo el mundo para descubrir nuevos sabores y las redes sociales se llenan de mensajes como el de la organización del Premio Nobel, que el año pasado tuiteó una foto y un tributo a Edouard Buchner, el químico alemán que descubrió el proceso de fermentación.

Cinco mil años

Ese día levantan la cabeza con orgullo los amantes de una bebida que ya se consumía en la India hacia el año 3500 antes de Cristo y en China hace cinco mil años. Al igual que el vino y la sidra, la cerveza está incluida en la dieta mediterránea, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Consumida con moderación, es beneficiosa para la salud por sus propiedades antioxidantes. Además, es una buena fuente de vitaminas, especialmente de la mayoría de vitaminas B, y también proporciona ácido fólico, esencial para el sistema nervioso y la regeneración de las células.

En 2018 el consumo total de cerveza en España superó la barrera de los 40 millones de hectolitros, un 1,5% más que el año anterior. Pese a este incremento, el consumo por persona se sitúa en 51,8 litros, por debajo de la media de la Unión Europea. El país donde más éxito tiene esta bebida es la República Checa, cuyos habitantes ingieren al año 138 litros per cápita. Para ellos no hay día internacional de la cerveza que valga. Lo celebran todos los días.

Origen. La idea de celebrar un día dedicado a la cerveza se le ocurrió en 2008 al californiano Jesse Avshalomov. En poco tiempo el evento se extendió y hoy se celebra cada primer viernes de agosto en 23 países.

Récord. La cerveza holandesa Mistery of the Beer está considerada como la más fuerte del mundo. Tiene una graduación de alcohol del 70%.