Etiopía suspende las adopciones internacionales

Decenas de personas pasean por la ciudad amurallada de Harar (Etiopía). /
Decenas de personas pasean por la ciudad amurallada de Harar (Etiopía).

Anula todos los procesos por «irregularidades» a partir del 21 de abril, dejando a cientos de familias de todo el mundo sin los pequeños

DANIEL ROLDÁNMadrid

El Gobierno de Etiopía ya no va a permitir ninguna adopción de niños. Ha comunicado a las representaciones diplomáticas en Adís Abeba que la paralización temporal decretada el 21 de abril por "irregularidades" se convierte en definitiva hasta que el Ejecutivo resuelva los problemas detectados. De esta manera, cientos de familias viven angustiadas al ver cómo después de un arduo proceso en España se puede alargar hasta cinco años se han quedado sin su pequeño. "No nos han explicado por qué", ha declarado el embajador de España en Etiopía, Borja Montesino, a AFP. Además, ha señalado que unas 50 familias se encuentran afectadas directamente. El Gobierno de este país africano solo ha dado un motivo, según señala el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: "privilegiar soluciones nacionales" para niños en abandono.

Esas familias españolas perjudicadas son aquellas que tiene un niño asignado pero estaban pendientes de la celebración del primer o del segundo juicio que deben pasar los padres adoptantes. La Embajada está realizando gestiones para que no se vena perjudicadas, pero "la voluntad inicial de las autoridades etíopes es mantener la paralización de las adopciones sin hacer excepciones", según recoge el Ministerio. En 2015, último año con datos oficiales, se adoptaron 123 niños etíopes.

Es el cuarto país de origen de los pequeños, empatado con Vietnam y solo superado por Rusia (131) y China (138). "Antes se tardaba se sis meses en adoptar y ahora hasta cinco años", apunta Antón Mouriz, coordinador de la Asociación Galega de Axuda á Adopción Manaia. También recuerda, que hace años la Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento ya alertó de los riesgos que supone encontrar un pequeño en este país africano, que ha perdido peso en las adopciones internacionales.

Muchas veces se ha acusado al sistema de adopción etíope de incluir a niños que no son huérfanos, llevando a las embajadas extranjeras a instaurar sus propias reglas para asegurarse de que ningún niño con padres sea adoptado. Esto ha llevado a un paulatino descenso de estos procesos. De los 441 niños de 2011, se pasó a 79 en 2014 y hasta los 123 de hace dos ejercicios.

Mientras tanto, en la capital etíope las diferentes delegaciones diplomáticas buscaban soluciones para sus nacionales. El jefe de misión adjunto de la embajada de Bélgica, Jozef Naudts, ha indicado que esperaba encontrar "una solución para las familias [...] bloqueadas a causa de esta decisión". Por el momento, son cinco las afectadas.

Muchas más son las estadounidenses. Alrededor de 40 familias a quienes ya se les aprobó la adopción y que esperan una última autorización del Gobierno etíope se han visto perjudicadas por la medida, y más de 200 familias que iniciaron un procedimiento de adopción tienen sus solicitudes en suspenso, según la embajada estadounidense. Desde 2011, 5.500 niños etíopes fueron adoptados por familias estadounidenses. Un diplomático británico ha asegurado que una decena de familias británicas se han visto afectadas.