Los 40 son una fiesta

Kate Moss, a la salida de su cumple. /
Kate Moss, a la salida de su cumple.

Despedir la treintena a lo grande está de moda. Bimba Bosé acaba de montar una bacanal romana, Kate Moss lo celebró a lo largo de cuatro días, uno por década, Beckham reunió a las Spice Girls en Marrakech...

ISABEL IBÁÑEZ

El diario británico 'Daily Mail' desgranó en enero del año pasado cómo fue la fiesta del cuadragésimo cumpleaños de la modelo Kate Moss en un artículo titulado: 'Después del vod-ka, el champán y botellas de vino de 100 euros, la 'party girl' dijo: «Puedo tener 40, pero sé cómo se hace una fiesta»'. Vaya si sabe; las celebraciones se alargaron durante cuatro días, a jornada por década, a modo de los festivales de rock a los que es asidua. «Todo el mundo sabía que iba a ser una fiesta endiablada. Y fue épica», se chivó a los periodistas un asistente satisfecho. El periódico añadía detalles: «De madrugada, Moss regresó a su casa y a trompicones anduvo desde el coche hasta la puerta de la vivienda. O bebió demasiado o no comió suficiente para absorber el alcohol ingerido». En el jardín había instaladas yurtas estilo hippie, un remolque 'vintage' para leer el tarot a los invitados, una especie de granero con sacos de dormir, malabaristas con fuego, retratistas... Hubo comidas y cenas en restaurantes de lujo, bailes desenfrenados en los pubs habituales de la modelo, que eligió para la ocasión un abrigo con aspecto de piel de leopardo... Hay que reconocer que cuando Moss se pone, se pone.

OTROS FAMOSOS Y SUS SARAOS

Leonardo di Caprio

MIchael Bublé

Blanca Cuesta

La psicóloga madrileña Celia Arroyo (www.augesis.es) considera el cumpleaños «un hecho simbólico. Cuando somos pequeños, nuestros padres celebran el día en que llegamos al mundo, más adelante algunas personas creen que los cumpleaños son cosa de niños y pierden la ilusión por celebrarlo, lo cual es un error. Es importante que tomemos el relevo, que festejemos las cosas buenas que la vida nos ha traído, familia, amigos...». Pero ¿por qué hacerlo especial cuando se llega a la cuarentena?

De un tiempo a esta parte proliferan los que con esta cifra en un cercano horizonte deciden organizar algo especial, a lo grande. Y tampoco es que sea indispensable gastarse un dineral (100.000 euros dicen que le costó la broma a la modelo). Hay quien sabe, incluso, ganar con ello. Por ejemplo, el 'peterpanesco' Mario Vaquerizo, que estrenó la cuarentena en julio del año pasado, invitó a 150 familiares y amigos a un establecimiento de 'fast food' en la Gran Vía madrileña, en lo que se convirtió en un enorme acto publicitario donde todos engullían hamburguesas XXL como si no hubiera un mañana: «Cuando era pequeñito, mis padres me llevaban al cine y después al Burguer King, y yo quería celebrar mis 40 años por todo lo alto haciendo una 'burguer party'. No deja de ser una reunión de amigos, que es lo que significa este cumpleaños para mí, yo soy de mucho celebrar».

Explica la psicóloga Arroyo que «las décadas tienen un valor importante, pues a cada una de ellas se le atribuye el desempeño de distintos roles. Estos van cambiando según se transforma la sociedad, no se espera lo mismo de nuestros 20, 30 o 40 años que de los de nuestros abuelos. No solo porque la esperanza de vida es mayor sino porque nuestros abuelos con 40 años estaban asistiendo a que sus hijos abandonaran el hogar, mientras que actualmente es muy frecuente que alguien de 40 tenga hijos muy pequeños». Como David Beckham, por ejemplo. Un vistazo a su cuenta de Instagram sirve para saber la que se montó en su aniversario. Fue su mujer, Victoria, la que tuvo la idea de organizar una 'megaparty' en un lujoso hotel de la ciudad de Marrakech el pasado mayo, donde se reunieron las cinco ex Spice Girls. «Gracias a mi hermosa mujer por un día tan increíble», escribió él en su cuenta de esta red social.

Pese a las celebraciones, los 40 parecen ir dolorosamente ligados a la palabra crisis. Al menos hasta ahora, siempre se había hablado de la crisis de los 40, también de los 50, pero los expertos más que de esto prefieren referirse a ella ahora como «la crisis de la mediana edad», situándola entre los 40 y los 55 años dependiendo de cada persona. Y sucede que hace su aparición, si es que llega, cada vez más tarde; de ahí que algunos se apunten a la moda de celebrar la cuarentena con tanta pompa: «La crisis de la mediana edad tiende a posponerse porque las personas de 40 años suelen encontrarse bien y tienen un aspecto juvenil, al mismo tiempo que disfrutan de la tranquilidad que confieren los años». Un estudio sobre envejecimiento del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan concluyó que el medio centenar de personas estudiadas se sentían de media 13 años más jóvenes de lo que eran en realidad y constató que esta percepción solo se modificaba cuando sufrían mala salud.

Al dejar atrás la juventud para entrar en la madurez, «es momento de hacer balance de lo que queríamos conseguir y lo que hemos logrado -explica Arroyo-, y cuando esta discrepancia es muy grande la transición puede ser dolorosa. Por ejemplo si tener una familia formaba parte del proyecto de vida y no se ha conseguido, va a sobrevenir una sensación de fracaso». La psicóloga hace distinción por sexos para referirse a lo que supone esta transición: generalmente ellas la hacen «con más facilidad, salvo en el caso de aquellas mujeres que deseaban tener hijos y no lo han logrado».

Como en 'American Beauty'

«Esta década marca los últimos años de edad fértil en la mujer, anticipando la llegada de la menopausia y los cambios que traerá. En los hombres, suele aparecer una gran nostalgia de la juventud, del vigor sexual que están perdiendo y de todas las cosas que quisieron hacer y no han hecho». Frente a esta situación, algunos experimentan tristeza, mientras otros se lanzan de cabeza a experimentar. «El estereotipo por excelencia es el de Kevin Spacey en la película 'American Beauty'. Dejar el trabajo, apuntarse al gimnasio, o buscar una aventura con una mujer mucho más joven son comportamientos típicos de la crisis de la mediana edad en el hombre».

Aunque lo de buscarse alguien más joven no es exclusivo de ellos. Bimba Bosé, que atravesará la frontera de los 40 el 1 de octubre, mantiene en la actualidad una relación con un joven 16 años menor. Anticipándose a esa fecha, la modelo española celebró su onomástica el sábado pasado con una fiesta temática: una bacanal romana en una finca alquilada en la sierra por la que pasaron disfrazados para la ocasión los omnipresentes Vaquerizo y Alaska, Pedro Almodóvar, David Delfín, Topacio Fresh... En su caso, la celebración era doble, porque Bosé, madre de dos hijos, acaba de superar un cáncer de mama.

Considera Celia Arroyo que, casi con toda probabilidad, las personas que lo celebran con tantas ganas «han cumplido sus principales objetivos vitales o tienen la certeza de que van a conseguirlos, porque, de no ser así, a los 40 ya se estaría anticipando esa sensación de fracaso de la que hablábamos». Es muy posible que Moss se encuentre en el primer caso: en 2012 se colocó en el segundo puesto de la lista Forbes de las supermodelos más cotizadas con 9,2 millones de dólares facturados. Así cualquiera sabe montar una fiesta.

Fue en noviembre del año pasado. Reservó en exclusiva un club de moda en Los Angeles que sirvió minihamburguesas de cangrejo, bocadillos de tartar de atún y galletas con chispas de chocolate. Nada de 'cumpleaños feliz' ni pastel. Los íntimos continuaron celebrando todo el fin de semana en la residencia del actor.

El cantante celebró en agosto su cumpleaños (es el 9 de septiembre) con una fiesta 'circense' para 100 invitados.

La mujer de Borja Thyssen festejó a lo grande los 40 en diciembre en una galería de arte de Madrid. Eso sí, exigió que no llevaran regalos para ella, sino para la campaña 'Juguetes para todos' del padre Ángel.