Las escuchas abortaron ataques en más de 20 países

EE UU solo buscó información detallada en llamadas de no más de 300 usuarios, de entre los millones de números intervenidos

AGENCIASWASHINGTON / PEKÍN
Cientos de personas participan en una marcha en Hong Kong para exigir protección para Snowden. / Isabel Fueyo (Efe)/
Cientos de personas participan en una marcha en Hong Kong para exigir protección para Snowden. / Isabel Fueyo (Efe)

Las escuchas telefónicas realizadas por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) desbarataron potenciales ataques terroristas en más de 20 países, incluido Estados Unidos, de acuerdo con los documentos de Inteligencia obtenidos por varios medios estadounidenses.

El programa PRISM, que recaba datos de conversaciones telefónicas y de correos electrónicos, contribuyó a truncar "docenas de potenciales complots terroristas" en Estados Unidos y en "más de 20 países de todo el mundo".

Entre otros, la NSA evitó un atentado en el metro de Nueva York en 2009, a cargo de un inmigrante afgano que terminó siendo condenado a cadena perpetua, al captar correos electrónicos de células operativas de la organización terrorista Al-Qaida en Pakistán que aludían a una persona que trataba de "agenciarse con material explosivo".

El Gobierno de Estados Unidos solo buscó información detallada en llamadas de no más de 300 usuarios, de entre los millones de números intervenidos por la NSA, durante el pasado año, según estos documentos obtenidos por Reuters y la cadena CNN.

En este sentido, la NSA recababa "metadatos" -información genérica de las llamadas que no permite la identificación de los usuarios- de las principales compañías telefónicas de Estados Unidos, en las llamadas realizadas tanto en territorio estadounidense como al extranjero. De las compañías informáticas y de las redes sociales, el sistema PRISM, por su parte, interceptó información de ciudadanos extranjeros que podrían ser de interés para los investigadores antiterroristas estadounidenses, siempre según los documentos filtrados.

El trabajador subcontratado por la CIA, Edward Snowden -que se encuentra en paradero desconocido-, destapó que la NSA ha recabado en los últimos años datos e información personal procedente de las redes sociales e interceptado y grabado conversaciones telefónicas de ciudadanos estadounidenses y extranjeros, amparados por la Ley Patriótica, que valida la vulneración de la privacidad en casos de que la seguridad nacional pueda verse en peligro.

Hong Kong tratará el caso de acuerdo a la ley

El Gobierno de Hong Kong, enclave donde presuntamente se encuentra Snowden, ha asegurado que tratará de acuerdo con las leyes de la excolonia británica el caso del extécnico de los servicios secretos.

En un comunicado, Chung-Ying Leung, quien encabeza el Gobierno, ha indicado que la región administrativa especial china manejará el caso de acuerdo con los procedimientos establecidos, en una alusión a la posibilidad de que Estados Unidos solicite la extradición de su ciudadano.

El sábado cerca de 900 manifestantes, según los organizadores, participaron en Hong Kong en una marcha de apoyo al extécnico de 29 años, que el miércoles aseguró en declaraciones al diario local 'South China Morning Post' que combatiría cualquier intento de extradición.

Hasta el momento, el Gobierno chino ha mantenido un férreo silencio sobre el caso, que ha estallado pocos días después de la primera reunión de los presidentes Barack Obama y Xi Jinping, en la que la ciberseguridad ocupó un papel protagonista. China, a la que EE UU ha acusado en reiteradas ocasiones de ataques cibernéticos, se ha limitado hasta el momento a insistir en que es una de las "principales víctimas" de estos ataques, y ha anunciado la creación de una oficina dedicada a los aspectos diplomáticos de la ciberseguridad. EE UU ha confirmado que Snowden es objeto de una investigación, aunque no ha precisado si reclamará su extradición.