Exteriores destituye al cónsul en Boston por cerrar la oficina tras el atentado

Sánchez-Terán justificó en Marca TV la clausura de la legación "porque era la hora"

M. E. ALONSOMADRID
El hasta ahora cónsul español en Boston./ Archivo | Ep/
El hasta ahora cónsul español en Boston./ Archivo | Ep

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha decidido la destitución del cónsul español en Boston, Pablo Sánchez-Terán, por "incumplimiento de sus obligaciones", después de que decidiera cerrar la oficina diplomática dos horas después del atentado en el maratón de la ciudad norteamericana, según han confirmado fuentes del Ministerio.

Sánchez-Terán abandonó ayer el Consulado a la hora habitual, a las 16.00 horas, apenas un par de horas después de que se registrasen sendas explosiones en la línea de meta del maratón, a pesar de que había un numeroso grupo de españoles participando en la carrera y que podían necesitar los servicios de la representación diplomática. Cuando en el Ministerio de Exteriores se tuvo constancia de los hechos, se pusieron en contacto con el diplomático para que regresara de inmediato a las oficinas. Al parecer, Sánchez-Terán afirmó entonces que no podía hacerlo porque las calles se encontraban bloqueadas por la Policía y alegó, en su defensa, que se había llevado el teléfono de emergencias a su domicilio.

"El servicio consular está para la asistencia de españoles y en un momento de tragedia como la ocurrida esa asistencia es infinitamente mucho más necesaria", ha explicado Margallo, en declaraciones a los periodistas antes de participar en Madrid en el VII Foro Hispano Alemán. "Cuando en todas las televisiones del mundo se dice que hay un atentado cerrar un consulado, decir que ha llegado la hora, es simplemente inadmisible", ha asegurado el ministro, que ha subrayado que "cuando hay necesidades humanas en juego de compatriotas nuestros no ha llegado ninguna hora, ha llegado la hora de ponerse a trabajar".

Para Margallo, la actitud de Terán "es una excepción que confirma el comportamiento ejemplar de nuestros cónsules". "Cuando un cónsul no está a la altura de lo que están haciendo sus compañeros y a la altura de lo que necesitan sus ciudadanos se investiga", ha concluido.

Cerró porque "era la hora"

Sánchez-Terán justificó anoche en una entrevista en MarcaTV el cierre de la oficina consular porque era la hora. El diplomático, que aseguró haber podido escuchar las explosiones desde el propio Consulado, tampoco facilitó ningún teléfono para ofrecer información a los españoles afectados o sus familias y se limitó a remitir a los interesados a los hospitales o a la Policía de Boston.

Según han confirmado algunos de los participantes españoles en el maratón, nadie de la legación diplomática se puso en contacto con ellos para ponerse a su disposición.

La actuación de Sánchez-Terán provocó una encendida reacción en las redes sociales: Trabajas menos que el cónsul de Boston, Hemos cerrado, vuelva mañana, "No tecleéis muy alto que despertáis al cónsul"

No es la primera vez que las palabras de Sánchez-Terán levantan ampollas. En 2004, cuando ejercía de cónsul en la ciudad argentina de Córdoba, Sánchez-Terán ya abrió un conflicto diplomático al hacer una encendida defensa de la conquista española de América. Mucho peor estaríais o estaríamos bajo las civilizaciones incaicas, aztecas, mapuches, sioux, apaches, que han sido idealizadas por historiadores y antropólogos, cuando es bien conocida su división de castas y su carácter imperialista y sanguinario, dijo. "Más que de genocidio, yo hablaría de una gran catástrofe biológica causada por las enfermedades europeas", se justificó días después el diplomático.