Rajoy utiliza un avión oficial para acudir a dos actos del PP

El presidente, que cuando estaba en la oposición atacó con dureza a Zapatero por hechos similares, se desplazó desde Bruselas a Vigo en uno de los Falcon

ANTONIO MONTILLAENVIADO ESPECIAL A BRUSELAS
Rajoy llega a Vigo para participar en los actos de cierre de campaña del PP. /  Lalo R. Villar/
Rajoy llega a Vigo para participar en los actos de cierre de campaña del PP. / Lalo R. Villar

Mariano Rajoy criticó con dureza al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero durante los casi ocho años que ejerció de jefe de la oposición por utilizar aviones de propiedad del Estado para asistir a actos de partido. Sin embargo, el presidente del Gobierno, diez meses después de llegar a la Moncloa, sigue los pasos de su antecesor. Rajoy empleó este viernes uno de los Falcón 900 del Gobierno para volar desde Bruselas, donde asistió al Consejo Europeo, hasta Vigo, para participar en dos mítines del PP y arropar al candidato popular a la presidencia de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, durante el cierre de la campaña electoral.

Rajoy despegó del aeropuerto belga pasadas las dos y media de la tarde y aterrizó en la ciudad gallega dos horas y media después. Allí se bajó, junto a parte de sus asesores y escoltas. Otra parte de la comitiva -en este tipo de aparato caben un máximo de 14 pasajeros- continuó viaje hasta Madrid.

El 29 mayo de 2009 Rajoy calificó de «prepotente» a Zapatero por desplazarse en un avión oficial desde Madrid a Asturias para acudir a un mitin del PSOE. Ese mismo día, el líder del PP desveló que Zapatero tenía previsto recurrir a otro aparato del Ejército español para estar presente en un acto de partido en Gran Canaria. «Si eso se confirma es burla tras burla y es reírse de los españoles, mofarse de los contribuyentes, y es una prueba de prepotencia impropia de un gobernante democrático en el siglo XXI», sentenció. El PP denunció entonces que cada viaje del Falcon tenía un costo superior a los 15.000 euros.

«No se puede comparar»

Fuentes del Gobierno aseguraron hoy que no se pueden comparar ambas conductas. A su juicio, Rajoy regresó a España tras tres días participando en actos internacionales -uno en Rumania, donde asistió a una reunión del Partido Popular Europeo y mantuvo un encuentro bilateral con la canciller Angela Merkel- y optó por ir a Vigo en vez de a Madrid, mientras que el expresidente socialista recurría a aviones del Estado para desplazarse específicamente desde la capital de España a actos del PSOE.

El mismo portavoz quiso enfatizar que el domingo Rajoy regresará desde Vigo a Madrid en «avión regular» pagado por el partido y no por el erario público. Lo cierto es que cuando el PP estaba en la oposición reclamó al PSOE que abonase las facturas de los viajes en los que Zapatero hubiese usado bienes públicos para actos de partido.

Mariano Rajoy hizo de la austeridad una de sus banderas durante la campaña de las elecciones generales de noviembre de 2011 y, una vez en el Gobierno, aprobó diversas normas para recortar cualquier gasto superfluo de la Administración, incluyendo la reducción de coches oficiales y otros desembolsos de viaje y protocolo.

Precisamente, el Tribunal de Cuentas, en su último informe, conocido a principios de mes, insta a los partidos políticos a hacerse cargo de todos los gastos en campaña electoral, sin endosar concepto alguno a aquellas instituciones donde poseen el control político.