Rubalcaba pide celebrar cuanto antes el congreso federal

El PP consigue la mayoría absoluta de 186 escaños, cuatro más que los logrados por Aznar en 2000, mientras que el PSOE cae hasta los 110 diputados, por debajo de los 118 de 1977

L. C.MADRID
Rubalcaba pide celebrar cuanto antes el congreso federal

En el día más triste para los socialistas, en el que el PSOE ha caído hasta los peores resultados desde 1977, su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asumido la derrota, ha felicitado al futuro presidente y ha pedido al líder del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, que convoque cuanto antes el congreso ordinario en el que tiene que elegirse a la nueva Ejecutiva Federal y al nuevo secretario general. Un cargo para el que él no ha dicho si piensa optar o no. Rubalcaba tiene la convicción de que es preciso convocar ese congreso "lo antes posible", dentro de los plazos que señalan los estatutos, debido a la debacle sufrida, que se refleja en números en más de cuatro millones de votos perdidos respecto a 2008 y con la victoria en solo dos de las 52 circunscripciones: Barcelona y Sevilla.

Después de su silencio de anoche, Zapatero comparecerá ante los medios a las 13.30 horas tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE que analiza los resultados de las elecciones generales celebradas ayer. Los miembros de la dirección socialista, entre ellos el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, se encuentran reunidos desde las once de la mañana en la sede del partido para debatir los pasos que ha de dar el PSOE tras esos comicios.

Pasadas las diez de la noche, Rubalcaba ha comparecido en la sala Ramón Rubial, donde le esperaban centenares de militantes y simpatizantes, que le han recibido al grito de "presidente, presidente" y "como tú ninguno". El exministro ha felicitado al líder del PP, Mariano Rajoy, por su victoria en los comicios y le ha deseado suerte "en la importante responsabilidad que va a asumir", y ha agradecido el apoyo recibido por los socialistas y ha asegurado que estarán a la altura de las circunstancias.

A los votantes socialistas se ha dirigido para agradecerles "de todo corazón" su apoyo, sobre todo "en unas circunstancias especialmente difíciles para la sociedad española". "Y para quienes hemos tenido la responsabilidad de gobernar durante los años de la peor crisis económica que hemos tenido", ha agregado. "Un apoyo -ha incidido- que tiene un enorme significado para nosotros".

El PSOE -ha subrayado el candidato- "tiene un profundo arraigo en la sociedad española, una gran solidez institucional y una vocación permanente de representar a la mayoría". "Con ese bagaje hoy afrontamos esta etapa de nuestra historia e iniciamos el camino para recuperar la mayoría política y social". Según ha dejado claro, el PSOE estará "a la altura de esta confianza" y liderará la oposición de acuerdo con su identidad política, sus valores y sus convicciones.

"Vamos a trabajar con todas nuestras fuerzas para conseguir la recuperación de la economía y el empleo", ha prometido, y también ha asegurado que defenderá con todas sus fuerzas que la lucha contra la crisis no signifique una pérdida de los derechos. Así, los socialistas darán la batalla en la defensa de los servicios públicos como la sanidad y la educación, de la igualdad y de todos los derechos civiles y las libertades. Igualmente, se esforzarán para que Europa esté "a la altura de las difíciles circunstancias", con un proyecto europeo que refuerce la unidad y que responda con rapidez y eficacia a los desafíos de la crisis y que profundice en los compromisos de la solidaridad.

Ambiente de derrota

Elena Valenciano, jefa de campaña de Alfredo Pérez Rubalcaba, había sido la primera en dar la cara tras cerrarse los colegios electorales y confirmar los primeros sondeos, que mostraban la debacle del PSOE en estas elecciones y la mayoría absoluta del PP. El escrutinio posterior ha ido confirmando esas encuestas a pie de urna y han dejado a los socialistas con el peor resultado de su historia. Así, con el 99,1% escrutado, el PP obtenía 186 escaños, mientras que el PSOE caía hasta los 110 diputados.

Valenciano ha reconocido el triunfo del Partido Popular pero ha destacado el "alto grado de apoyo" a su partido. Aunque ha afirmado que su partido asumirá el lugar que le otorguen los ciudadanos "con lealta a España" y "toda la energía de sus ideas, ha adelantado que sería el propio Rubalcaba el que dará en primera persona su valoración de los resultados.

Mientras la responsable de la campaña socialista intentaba mantener una sonrisa forzada, los escasos simpatizantes -varios simpatizantes- que se han citado frente a la sede socialista de la calle Ferraz han mostrado su resignación. de hecho, la afluencia ha sido tan escasa que no se ha cortado la calle. Según el propio partido, eran más de 500 los seguidores socialistas que han acudido para dar su apoyo a Rubalcaba, pero son los periodistas los que se concentran en la puerta.

La cúpula socialista, entre ellos el Zapatero y el candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, se encuentra en la cuarta planta de la sede del partido y siguen desde allí el escrutinio junto a los vicepresidentes del Ejecutivo, Elena Salgado y Manuel Chaves -que es además presidente del PSOE-; el secretario de Organización, Marcelino Iglesias; la directora de la campaña, Elena Valenciano, y otros dirigentes.

Entre los que aguantaban frente a la sede socialista, se encontraba un militante de 59 años que defendía la necesidad de estar allí para apoyar a su partido "a las duras y a las maduras" o el trabajador del Ayuntamiento de Alcorcón Carlos del Río, que hacía ondear la única bandera socialista presente en la calle Ferraz. "Soy del Atleti y ya estoy acostumbrado a sufrir", comentaba resignado este militante del PSOE, sorprendido ante el escaso éxito de la convocatoria, aunque confiaba en que el ambiente se iría animando a lo largo de la noche.

Al permanecer la calle Ferraz abierta al tráfico, se ha dado alguna escena algo tensa, como los cortes de mangas con que los militantes y simpatizantes socialistas han respondido a los ocupantes de un vehículo que, a través de la ventanilla, coreaban consignas de apoyo al PP.