Una marea azul toma la calle Génova

Miles de simpatizantes ha celebrado con los principales líderes populares el regreso al poder de la formación conservadora tras casi ocho años de gobierno socialista

ROSARIO GONZÁLEZMADRID
Una marea azul toma la calle Génova

La sede central del PP en la madrileña calle Génova es hoy una fiesta. Una marea azul formada por millares de simpatizantes ha celebrado con los principales líderes populares el regreso al poder de la formación conservadora tras casi ocho años de gobierno socialista.

Ya a las 19 horas ha comenzado a concentrarse la gente con banderines del PP y banderas de España en torno a la sede del partido, amenizada con música y pantallas gigantes. Era la antesala de lo que se preveía como una noche de triunfo. Los sucesivos datos del escrutinio no hicieron sino aumentar el júbilo entre unos simpatizantes conscientes de estar viviendo una jornada histórica para el partido.

La primera comparecencia de Ana Mato ha supesto el pistoletazo de salida para una celebración cargada de bailes y la inevitable canción de campaña Alfredo no te creo sonando a todo volumen a través de los altavoces. Momentos de fiesta pero también de impaciencia para comenzar la tarea de gobernar. Así, la lucha contra el paro y la derogación de algunas de las medidas sociales aprobadas por el PSOE como el aborto o el matrimonio homosexual fueron algunas de las primeras peticiones a Mariano Rajoy. «Nos esperan cuatro años muy duros pero confiamos en Mariano Rajoy para volver a colocar a España donde debe estar», ha asegurado a pie de calle una afiliada. Junto a ella, otro abogaba ya por subir cuanto antes las pensiones y rebajar impuestos: «El cambio era muy necesario. Habrá recortes pero debemos hacer un sacrificio para salir de estas crisis».

«Hemos ganado pero no están las cosas como para sacar el champán», ha explicado otro antes de asegurar que «España acabaría por desaparecer de seguir los socialistas al frente del Ejecutivo». «Ha llegado el momento de que volvamos a fijarnos en Merkel y no en Hugo Chávez», ha concluído otro votante popular que no podía ocultar la satisfacción por un triunfo histórico.