Una ola de atentados en Irak deja al menos 62 muertos

Los ataques, que se atribuyen a Al-Qaida, también provocan centenares de heridos en una decena de ciudades

AGENCIASBAGDAD
Una ola de atentados en Irak deja al menos 62 muertos

Irak ha vivido la jornada más sangrienta de las últimas semanas y una de las más violentas del año con una ola de atentados que ha causado al menos 62 víctimas mortales y 251 heridos en distintos puntos del país.

El atentado más grave ha tenido lugar en un mercado popular de la ciudad de Kut, al sureste de Bagdad, donde un artefacto explosivo y un coche bomba han estallado de forma consecutiva y han causado la muerte de 34 personas, según fuentes del Ministerio del Interior de Irak. Además, 65 iraquíes, entre ellos mujeres y niños, han resultado heridos como consecuencia de las explosiones, que también han dañado las tiendas del mercado.

Irak no vivía una jornada de violencia similar desde el pasado 29 de marzo, cuando al menos 65 personas perdieron la vida durante el asalto de un grupo armado contra la sede del Gobierno provincial de Salahedin, en la ciudad iraquí de Tikrit, al noroeste de Bagdad.

Una decena de atentados

A diferencia de los sucesos del pasado marzo, donde las víctimas fallecieron en un único ataque, hoy Irak se ha visto sacudido por más de una decena de atentados en varios puntos del país. Así, en la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, 13 personas han muerto y 33 han resultado heridas en una cadena de ataques que han tenido lugar en distintas poblaciones.

El atentado más sangriento en esta conflictiva provincia de población mixta ha ocurrido en la zona de Beni Saad, 20 kilómetros al sur de Baquba, la capital de Diyala, al estallar un coche bomba conducido por un suicida que ha causado ocho víctimas mortales y 21 heridos. Además, cuatro soldados iraquíes han muerto en un puesto de control del Ejército cerca de un campo de fútbol en el noreste de Baquba cuando un grupo de hombres armados les ha disparado desde un microbús, dándose luego a la fuga.

Al sur de Bagdad, un total de nueve policías han fallecido y otras 99 personas han resultado heridas en tres atentados en las ciudades de Nayaf y Kerbala, consideradas santuarios para los chiíes, que han obligado a las autoridades de la región a decretar el toque de queda.

Más ataques

Así, en la ciudad de Nayaf un coche bomba ha estallado cerca de una comisaría del centro de la población y ha causado la muerte a seis miembros de las fuerzas de seguridad, heridas a otros 58 y daños a los edificios próximos al lugar de la explosión.

Un segundo coche bomba ha detonado muy cerca del lugar donde ha ocurrido el primer atentado y ha herido a siete personas más. En la zona de Al Hindiya, en el este de la ciudad de Kerbala, la explosión de un vehículo junto a un edificio de la policía ha causado tres muertos y 41 heridos.

En otra serie de atentados, esta vez en Kirkuk (norte), tres personas han perdido la vida y otras 37 han resultado heridas por la explosión de una moto bomba y de un coche bomba. A pesar de que esta ha sido la jornada más sangrienta que ha vivido Irak en las últimas semanas, la violencia en el país no cesa y en los últimos días han tenido lugar atentados en diferentes ciudades.