Las dos primeras empresas de Expacio Navalmoral crearán inicialmente unos 70 empleos

Guillermo Fernández Vara con los responsables de los proyectos presentados en Navalmoral./HOY
Guillermo Fernández Vara con los responsables de los proyectos presentados en Navalmoral. / HOY

Vara apunta a Campo Arañuelo como uno de los futuros motores de la economía extremeña por su potencial

MIGUEL ÁNGEL MARCOS/REDACCIÓN

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha destacado este martes que la comarca de Campo Arañuelo será uno de los tractores de la economía de la región en el futuro debido a potencialidades como su ubicación cercana a Madrid, la existencia de un polígono como Expacionavalmoral, la conexión ferroviaria y la competitividad de su suelo industrial, entre otros aspectos.

Fernández Vara ha realizado estas declaraciones en Navalmoral de la Mata en la presentación de las nuevas empresas Comagra y Alditraex, dos nuevos proyectos que se implantarán en esta localidad cacereña y que permitirán generar riqueza y empleo en una zona que será referente de la economía autonómica.

Entre 120 y 150 puestos de trabajo espera crear la empresa Comagra de Congelados una vez que complete las tres fases que va a desarrollar en el Área Empresarial y Logística Expacio Navalmoral, según avanzó este martes su general manager, Camilo Andrés, en la presentación del proyecto en el propio polígono. Los primeros 60 podría estar ya en otoño. A ellos se unirán la decena que tendrá la delegación que abrirá Alditraex, en cuyo nombre tomó la palabra José María Murillo. En el acto también intervinieron la alcaldesa, Raquel Medina, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, muy optimista sobre el futuro industrial de la comarca.

Procesado de verduras congeladas

Camilo Andrés explicó que Comagra es una industria de procesado de verduras congeladas que lleva 25 años en el sector, y que ha ido consolidando poco a poco tanto la base agraria como la comercial, hasta vender ahora mismo unos 20 millones de kilos al año. Tienen en cultivo unas 5.000 hectáreas, el 65% de ellas en Extremadura, en las Vegas del Guadiana.

En cuanto a la base comercial, recordó que empezaron con los supermercados que había en España en sus inicios, hasta que el país se les quedó pequeño y saltaron a Europa, donde el «estancamiento del consumo» les hizo afrontar nuevos retos. De Canadá a Sudamérica, Sudáfrica, Corea, China o India. No en vano el 90% de su producción se destina al mercado internacional.

Esos retos les han hecho crecer y necesitan hacerlo también físicamente. De ahí su proyecto de expansión en Navalmoral, que consideró fundamental para la empresa. Para su elección han influido varios factores. El primero, «la suerte de encontrar grandes profesionales, en Avante, que nos han ayudado mucho». Después está la ubicación de Navalmoral, «que es un punto de muy bueno para el transporte por carretera, al ser la puerta entrada y salida a Extremadura».

Imagen de los proyectos presentados.
Imagen de los proyectos presentados. / HOY

Finalmente están las condiciones del propio polígono: la dimensión de sus parcelas, «grandes, para hacer grandes proyectos»; la cantidad de líneas de evacuación de energía de las que dispone y finalmente que va a ser una plataforma intermodal, un puerto seco, desde el que podrán enviar su producción mediante el transporte ferroviario a los puertos de Valencia y Sines.

Todo eso les ha hecho apostar «100% por Navalmoral, cuando no era esa la idea inicial». La primera fase de su proyecto será la construcción de una sala de mezclado y empaquetado de productos, con cinco líneas, para hacer toda la expedición desde aquí, y un almacén frigorífico robotizado, que quieren iniciar en abril para que esté en marcha este año «porque lo necesitamos», dijo.

Esa primera fase supondrá una inversión de entre 7 y 8 millones de euros y la creación de unos 60 puestos de trabajo, que podrían irse de 120 a 150 con la segunda que tienen prevista entre 2020 y 2021 para incrementar la producción de los 20 millones de kilos actuales a 40.

Para terminar, Camilo Andrés reivindicó la calidad de los productos agrarios extremeños, que cree son muy desconocidos. «Extremadura tiene una tierra excelente, agua y clima y salen unos productos muy buenos, pero no se sabe que son de aquí, y se piensa siempre en el Mediterráneo o en Navarra. Por eso queremos que junto con la marca de Comagra vayan la marca de Extremadura y de Navalmoral».

Delegación para el norte

La primera empresa en presentarse es una firma 100% extremeña, Alditraex, dedicada al almacenaje, distribución y transportes, que creará una delegación en Navalmoral para atender la zona norte de Cáceres. Según detalló José María Murillo nació en 1985 «haciendo realidad un sueño», aunque su consolidación llegó a partir de año 2004. Trabaja para las empresas más importantes del sector textil y la automoción, además de haber iniciado un proyecto de comercio electrónico.

En Expacionavalmoral invertirá entre 750.000 y 850.000 euros, creando una decena de puestos de trabajo.

Presentación de las dos nuevas propuestas empresariales en la zona.
Presentación de las dos nuevas propuestas empresariales en la zona. / HOY

Vara ha indicado que la logística es un sector clave en un mundo global y competitivo en el que todo se puede comprar y vender en cualquier parte, por lo que ha valorado la apuesta de convertir espacios, como el de Navalmoral, en puertos secos y las decisiones adoptadas junto con Portugal de compartir recursos logísticos y retomar el tren de mercancías y pasajeros desde Sines hasta Badajoz y desde Badajoz hasta Madrid pasando por Mérida, Cáceres, Navalmoral de la Mata y Plasencia.

El acto también ha contado con la presencia de la consejera de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura, Olga García, entre otras autoridades.

El presidente de la Junta de Extremadura ha indicado que los terrenos de Expacionavalmoral estarán llenos en los próximos años porque reúnen condiciones «idóneas» para acoger nuevas empresas, al tiempo que ha añadido que ello propiciará que esta zona se convierta en uno de los ejes económicos más importantes de la región.

Fernández Vara ha abogado por trabajar para atraer proyectos a la Comunidad, a la vez que ha apuntado que las dudas sobre el cierre de la Central Nuclear de Almaraz se están despejando y en los próximos ocho o diez años es necesario trabajar para buscar «lo mejor» para Extremadura.

Ha manifestado que ésta será una de las zonas de referencia en España en lo que a energías renovables se refiere. «Sin olvidar lo nuclear y lo tabaquero vamos a llenar esta región y esta comarca de futuro con proyectos concretos», ha señalado Fernández Vara, quien ha abogado, en este sentido, por contar con una economía mucho más diversificada.

Ha detallado el presidente que la próxima convocatoria de incentivos agroindustriales que saldrá en breve, dotará a los proyectos que se desarrollen en Campo Arañuelo de una puntuación extraordinaria.

Confianza en el futuro de la zona

Antes de los empresarios intervinieron los políticos. La alcaldesa, Raquel Medina, expresó su satisfacción por la culminación de un camino que no ha sido «fácil ni rápido y en el que se viene trabajando desde hace meses».

En ese sentido considera que ha habido un «antes y un después» de anunciarse la conexión ferroviaria, que hace que el expacionavalmoral sea mucho más atractivo para los empresarios. Por eso agradeció su apoyo a la consejera del área y muy especialmente al presidente de la Junta «por no haber venido antes a hacerse una foto, sino con proyectos en firme. Proyecto que serán los embajadores del expacionavalmoral en el mundo, puesto que las dos operan en el mercado internacional».

Guillermo Fernández Vara, por su parte, se mostró convencido que en unos años se completarán las 130 hectáreas del polígono y harán falta más, por su ubicación y por las condiciones que ofrece, como su cercanía a Madrid, la competitividad del precio del suelo o el tren en el futuro, así como la implicación de la Junta y el Ayuntamiento.

«Esta zona será un eje fundamental de la economía extremeña, por las energías renovables, pero también industrial con éstas y otras empresas que llegarán más adelante».

Ahí no olvidó a la central nuclear de Almaraz, «que no se va a cerrar en 2020 ni en 2023, dando un margen de ocho o diez años para seguir trabajando».