«No vamos a parar hasta poner los chiringuitos»

«No vamos a parar hasta poner los chiringuitos»

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Los propietarios de los chiringuitos que se instalan en Coria cada verano no están dispuestos a quedarse sin ellos. Por eso han encabezado manifestaciones en la ciudad y han recogido 5.000 firmas contra la negativa de la Confederación Hidrográfica del Tajo a la cesión de uso del suelo del paseo de la Isla. «No vamos a parar hasta montarlos», dicen desde el lugar donde otros años por esta fechas ya estaban trabajando sin parar. La intención de los cuatro empresarios que han solicitado permisos es abrir los establecimientos. De hecho, ya se están asesorando en términos legales aunque son conscientes de que si los abren sin autorización se enfrentan a multas. Paqui Roncero es una de las afectadas. Lleva montando el chiringuito Marleza 38 años. «Mi familia vive de esto. Es nuestro único sustento. Si me lo quitan me tendrá que dar trabajo la Confederación», dice esta coriana que tiene dos hijas de 14 y 18 años.

Su hermana María José Roncero asiente con la cabeza. Ella es propietaria del chiringuito Alagón y lleva doce años montándolo. «Es una injusticia. En localidades como Moraleja o Plasencia, también hay establecimientos en zonas inundables», se queja. «En nuestro caso, consideran que cada año es una obra nueva, pero no es así, es un chiringuito desmontable y siempre el mismo», matiza.

«Mi familia vive de los chiringuitos, es nuestro único sustento. Si me lo quitan me tendrá que dar trabajo la Confederación».

«Mi familia vive de los chiringuitos, es nuestro único sustento. Si me lo quitan me tendrá que dar trabajo la Confederación». Paqui Roncero | Propietaria del local Marleza

«Estos locales son un reclamo turístico y damos cien empleos. Sin ellos, Coria no será lo mismo».

«Estos locales son un reclamo turístico y damos cien empleos. Sin ellos, Coria no será lo mismo». Ester Fernández | Propietaria del local San Juan

«Es una injusticia. En localidades como Moraleja y Plasencia también hay locales en zonas inundables».

«Es una injusticia. En localidades como Moraleja y Plasencia también hay locales en zonas inundables». María José Roncero | Propietaria del local Alagón

Ester Fernández, otra de las propietarias, tampoco está dispuesta a perder el trabajo de 15 años. Es el tiempo que lleva al frente del chiringuito San Juan. «Vamos a luchar por ello porque hemos hecho muchísima inversión», afirma esta coriana. «En fin de semana entre todos los chiringuitos atendemos cada día a 1.500 personas. Se han convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la zona. Además, damos empleo a unas cien personas. Coria no será lo mismo sin estos locales», añade Fernández, que también habla de injusticia. «En la otra margen del río hay un hotel. Allí tienen una licencia permanente o es que es impermeable», dice de manera irónica. Ella no hace más que intentar entender la razón de la denegación. «¿Es que antes esto no era zona inundable?», vuelve a ironizar.