Trujillo exporta maillots exclusivos al mundo entero

1/
1

Se tratan de auténticas obras de arte elaboradas por la empresa Tanitex, que acaba de cumplir diez años de vida

JAVIER SÁNCHEZ

Trujillo. Elaborado el patrón y cortada y montada la pieza, se pinta sobre ella, pincel en mano, un dibujo exclusivo. El lienzo es la propia tela. En ocasiones, lleva brillantes adornos de pedrería o plumas. Así se convierten en auténticas obras de arte que se lucen en tapices de distintas partes del mundo los originales maillots de gimnasia rítmica que se diseñan y elaboran en la empresa trujillana Tanitex.

Su responsable, Tanit Pérez, decidió en 2009 -en plena crisis- unir su afición y una de sus pasiones, como era la gimnasia rítmica, con una idea innovadora, no solo en Extremadura sino en España. A partir de ahí, compró una nave en el polígono industrial Arroyo Caballo de Trujillo y se lanzó casi al vacío con su proyecto profesional. De aquello hace ya diez años. Después de muchas horas de trabajo y de gran esfuerzo, Tanitex recoge ahora sus frutos, gracias a la demanda nacional e internacional.

Además de a España, ha vestido a varios equipos nacionales para diferentes campeonatos del mundo. Ahora, esta firma trujillana no solo viste gimnastas de clubes y colectivos de España. Su presencia también está asentada en Europa en países como Holanda, Suecia, Italia, Francia y Portugal. Además, esa expansión ha llegado hasta Latinoamérica en países como Chile y Argentina. En estos lugares, ya se cuenta con clientela fija que, de vez en cuando, hacen sus pedidos, señala la gerente con cara de satisfacción.

«Nuestro valor añadido son los diseños exclusivos, sin ellos seríamos cualquier empresa textil»

Su principal herramienta para ese canal de difusión, comunicación y venta han sido las nuevas tecnologías y las redes sociales, explica. Gracias a esa buena acogida, puede realizar 500 maillots al mes en temporada alta y unos 200 en baja. Pérez incide en que lo importante de su entidad es que se hacen diseños exclusivos. «Ese es valor añadido que tenemos, porque si no, seríamos cualquier empresa textil. Ese aporte de originalidad y creatividad es lo que hace que la entidad tenga sentido», señala.

La experiencia en este mundo también le ha valido para saber lo que quería el sector. Tanit ha estado dedicada gran parte de su vida a la gimnasia rítmica. Desde pequeñita ya hacía saltos y ejercicios con diferentes aparatos. Ha sido durante años entrenadora con su propio club en Trujillo, con buenos resultados, y también ha estado ligada de forma activa a la Federación Extremeña de este deporte. Gracias a estar en contacto con este mundo, Tanitex ha tenido acceso a clubes y entidades que de otra forma no hubiese sido posible

Recuerda que le costaba encontrar maillots con diseños diferentes para las chicas de su agrupación. Ese fue otro de los detonantes que le hizo dejar el tapiz y la actividad deportiva, para convertirse en una joven empresaria referente en el sector. Su primera idea era compaginar ambas actividades, incluso, en la misma nave. Sin embargo, el día a día le hizo dedicarse de forma exclusiva a este proyecto empresarial.

Elaboración

La elaboración de estas obras de arte está bien estructurada. En primer lugar, se hace el boceto teniendo en cuenta las preferencias de la clientela. En ocasiones, hay que diseñar según la música que lleva un montaje determinado. Hecha esa propuesta, se digitaliza para que ese cliente la dé el visto bueno o haga los cambios necesarios. Aprobado el proyecto, se ponen manos a la obra. Una persona saca los patrones y el tallaje, otra corta y monta. La tercera, especialista en Bellas Artes, utiliza la tela como lienzo para plasmar el dibujo con pincel en mano. Esa pintura se fija después con calor, para que no desaparezca con los lavados. El último paso es poner de forma minuciosa la decoración.

Cada espacio del taller está bien definido, con sus máquinas de coser, su zona de telas y la parte de la pintura. El proceso es totalmente artesanal, insiste la gerente. Cada elaboración puede tardar desde unas horas hasta tres días, dependiendo de la complejidad del dibujo, los adornos y la costura.

Tanit Pérez tiene claro que el fin último es plasmar en esos trajes cualquier diseño, por difícil que sea. Apunta que le han llegado a pedir de todo, desde dibujos animados hasta la torre Eiffel, desde Maléfica hasta la imagen de una fotografía. «Sacamos la imaginación y la creatividad para hacer ese maillot deseado», sostiene.

Más