Torreorgaz busca al ganador de la Bonoloto

Andrés Merideño y Flor Nieto son los responsables del bar Extremadura, donde se selló el boleto. / ARMANDO

Un boleto sellado en la localidad es premiado con 726.369 euros

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Los vecinos de Torreorgaz andaban este martes enfrascados en todo un dilema moral. «¿Tú lo dirías en público si fueras la ganadora de un premio así?», pregunta una mujer a otra en una de las panaderías de esta localidad situada a 16 kilómetros de Cáceres capital. «A mí se me notaría, no creo que pudiera evitarlo», responde la señora, que añade que, por pedir, lo ideal sería que el premio hubiera tocado a alguien que lo necesitara «de verdad». Por la calle, un señor muy resuelto inquiere con desparpajo a esta periodista: «¿Y tú qué harías, eh?, yo no diría nada, como es lógico, es mucho dinero y puede buscarse un problema». Hay chascarrillos por todas partes y también esa sensación de incredulidad y de orgullo. La suerte gusta. Y también que el pueblo de uno sea noticia por algo bueno.

En esas están los torreorgaceños desde que el pasado día de Navidad a última hora trascendiera la noticia de que en el bar Extremadura había sido sellado un boleto ganador de la Bonoloto. Con los ecos de la lotería de Navidad aún resonando y con la habitual poca fortuna de la región, los datos sobre este premio suenan a verdadera música celestial. Es el único boleto premiado con la combinación ganadora (3 - 18 - 20 - 35 - 38 - 46) y se lleva un premiazo de 726.369,23 euros. Bonoloto es el sorteo más económico de todos los que realiza Loterías y Apuestas del Estado, con apuestas de 0,50 euros. Cada semana se realizan seis sorteos independientes, de lunes a sábado. Se puede jugar de forma individual y con un bono para varios días seguidos.

Ambiente festivo

El ambiente en el bar Extremadura de Torreorgaz era este martes como el de los días de fiesta. Había bombones de cortesía en la barra y una ebullición especial. La gente no paraba de darle a la cabeza buscando indicios sobre quién pudiera ser el agraciado. Incluso surgieron varios bulos que apuntaban a personas concretas, supuestos que, a lo largo del día, demostraron no tener consistencia.

Flor Nieto es la titular del despacho receptor, situado en el interior de este bar. Cuenta que fue el día de Navidad por la tarde cuando recibieron la llamada de la Selae (Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado) para informarles de este premio, que es mucho más que un «pellizco» soñado. Más bien una de esas cantidades que le puede cambiar la vida a la gente.

«Estamos en la carretera, puede ser cualquiera», explicaba Flor a este diario. En efecto, este establecimiento se encuentra prácticamente al borde de la EX-206, más conocida como la carretera ‘de las Torres’. Además de por Torreorgaz, pasa por las poblaciones de Torrequemada y Torremocha, también por Valdefuentes, y llega hasta Miajadas. «Hay mucha gente que para aquí, se toma un café y sella el boleto, pueden ser de cualquier localidad de por aquí cerca».

A lo largo del día fueron pasando los clientes fijos, algunos de los cuales comprobaron sus boletos. «De los fijos podría decir que no es ninguno», explica Flor, con la confianza de que tal vez el agraciado pueda llegar aún a comprobar el premio, ajeno al revuelo que se ha montado.

La persona que selló el boleto de la suerte debió hacerlo entre el domingo y el lunes. También sopesan la posibilidad de que sea uno de los muchos visitantes de la localidad por Navidad el que se haya llevado el premio. «Viene gente de San Sebastián y sobre todo de Madrid a pasar estas fiestas con su familia».

Esta joven empresaria y su marido, Andrés Merideño, padres de dos hijos pequeños, se hicieron cargo de este bar familiar en el año 2013. Recibieron la autorización para abrir la administración de Loterías en febrero de 2016, por lo que no llevan ni dos años ofreciendo estos servicios. Hasta ahora han dado tres premios en diferentes sorteos, con cuantías de entre los 1.000 y los 5.000 euros. El de esta Bonoloto ha superado cualquier expectativa. Un décimo del Gordo de la Lotería de Navidad son 400.000 euros, este premio es considerablemente superior.

Empujón

Para los administradores de lotería es un aldabonazo entregar premios así. Tres carteles en los que se especifica la cantidad de este último lucen en el bar. «Tiene un efecto llamada, a nosotros ya se nos ha terminado lo que teníamos de la Lotería del Niño, hemos tenido que pedir más», explica Andrés. Aunque creen que es difícil dar con la persona afortunada, sí que les gustaría que se lo comunicaran, solamente por la alegría de ponerle cara. Además de la venta de lotería, el bar también estuvo lleno desde primera hora.

El alcalde de la localidad, el popular José Luis Chanclón, también se acercó al bar Extremadura. Manifestó su alegría porque el boleto premiado hubiera sido sellado en el pueblo. Y respecto a la identidad del agraciado, nada nuevo. «Depende del carácter de la persona, de su manera de ser, habrá gente a la que no le apetezca dar la cara y otros que sí», señalaba.

Torreorgaz es una localidad de 1.600 habitantes. Este martes, antes de comer, había movimiento en los comercios y en las calles. La sucursal de Liberbank de la localidad estaba de bote en bote y también se hizo corrillo con el tema. La trabajadora de esta entidad bancaria señalaba que por el momento nadie se había acercado hasta estas oficinas con el boleto con la combinación ganadora. Allí también había mucho guirigay entre la parroquia. «Ojalá que sea del pueblo y que se note, que el dinero quede aquí», destacaba una mujer.