Techi García entrega sus últimos premios del concurso de salud en Navalmoral

La concejala saliente con los ganadores del concurso. :: MAM

La concejala de Sanidad y Consumo no seguirá al ser elegida diputada regional

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Una persona muy relacionada con el deporte local, César Andrade; el instituto Albalat y la asociación de madres y padres de alumnos del colegio El Pozón son los ganadores del XI Concurso de Proyectos de Educación para la Salud. El fallo del jurado lo dio a conocer ayer Techi García en su última comparecencia como concejala del área, puesto que no formará parte de la nueva corporación al ser elegida diputada en la Asamblea de Extremadura.

De ahí que sus primeras palabras fueran de agradecimiento a los colectivos con los que ha trabajado estos cuatro años; al técnico de la concejalía, Francisco Jiménez, y a los medios de comunicación por la atención que le han prestado.

Después recordó que la convocatoria tiene como objetivo conocer qué aportaciones quiere hacer la sociedad al Plan Municipal de Salud a través de las iniciativas que proponen la población en general, colegios e institutos y ampas. En esta edición se han presentado doce propuestas: ocho en el primer apartado, tres en el segundo y una solo en las ampas. Tratan sobre ocupación saludable del tiempo libre, primeros auxilios, yoga, enfermedad celíaca o alimentación saludable. Algunos de ellos procurarán incluirse en el próximo Plan de Salud aunque no hayan sido galardonados.

A partir de ahí fueron los propios premiados quienes detallaron sus proyectos. Primero lo hizo César Andrade, con una marcha multicolor por los objetivos de desarrollo sostenible. Se dividirá en tres fases: trabajar en colegios e institutos con charlas sobre esos objetivos, recuperar la exposición que estuvo en el Espacio para la Creación Joven para mostrarla de nuevo y la carrera o marcha en sí, que definirá con el técnico de salud para que se celebre antes de final de año. El premio es de 1.200 euros.

Fruta atractiva

En el apartado de centros educativos ha ganado el instituto Albalat con 'Albafruti', una actividad para acercar la fruta a sus alumnos al comprobar sus profesores que no la comían al natural y preferían chucherías. De ahí que decidieran probar preparando la fruta como chucherías, haciendo brochetas, zumos o cremas, con una gran aceptación, hasta el punto de convertirse en mensual.

Desde entonces compran unos 20 kilos de fruta al mes, que procuran sea de temporada y de la zona, para elaborar 200 o 250 raciones que desaparecen rápidamente, según explicó la profesora Isabel Mohedano. El dinero del premio, 800 euros, les vendrá muy bien para la fruta, que les cuesta entre 80 y 100 cada mes.

Por último, Marta González explicó el único proyecto presentado por una ampa, que si bien ha propuesto la del colegio El Pozón se extenderá a todas a través de la unión local para «fomentar un consumo responsable desde la infancia». Se llama 'Para, piensa, compra' e incluye cuentacuentos, talleres, charlas o una exposición en la Fundación Concha.