El mismo ritual cada año

Vaciado de la piscina natural para su limpieza. :: danae rodríguez/
Vaciado de la piscina natural para su limpieza. :: danae rodríguez

P. D. S.

Como cada año a finales de la primera quincena de junio, el Consistorio inicia las labores de limpieza del complejo turístico de El Lago. Los costes superan los 12.000 euros cada temporada, según el nivel de suciedad y maleza acumulada. Los operarios municipales vacían la piscina natural para proceder a la extracción de los arrastres acumulados durante los periodos de lluvias desde la pasada temporada estival. Entre 25 y 30 camiones se sacan de los vasos de la piscina natural que acumulan de todo: palos, hojas de los árboles, barro, arena ... Tras la limpieza, que culmina echando agua para aclarar, toca la reposición de la arena de la playa. Cuando finaliza el verano se retiran las sombrillas y desmontan las escaleras, pasarelas, mobiliario diverso y las cuerdas. Y, como si de un ritual se tratara, al comienzo de cada temporada se repite el proceso inverso. Ahora toca volver a instalar los accesorios para que, tras una semana de preparativos, el Lago esté listo para recibir a miles de bañistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos