Religiosas de clausura en Trujillo graban y suben a YouTube un documental de su fundador

Las protagonistas en plena grabación. :: Cosme Fotos/
Las protagonistas en plena grabación. :: Cosme Fotos

Se trata de las hermanas dominicas del convento de San Miguel, ayudadas por Cosme Fotos

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Una cámara, un guión muy elaborado, una buena interpretación y, como guinda, YouTube. Son algunas de las 'herramientas' utilizadas por las religiosas dominicas del convento de clausura de San Miguel, para elaborar su último trabajo. Se trata del documental 'Domingo de Guzmán, muerte en Bolonia', que representa los últimos días de su fundador. Protagonizado por las propias religiosas, ya se puede ver.

Para su elaboración, esta comunidad religiosa de vida contemplativa han contado con la ayuda de Cosme Foto. La madre superiora, Inmaculada Redondo, reconoce que sin su participación, hubiese sido muy complicado obtener unos resultados tan satisfactorios.

La superiora explica que escenificaciones y teatrillos sobre diferentes personajes o aspectos interesantes para estas religiosas es habitual en la comunidad. Lo compatibilizan con sus horas de rezos, oraciones, estudios y reflexión. En algunos casos, incluso, lo graban con las cámaras de los móviles. Sin embargo, reconoce que no tiene la calidad deseada. Por ello, han contado con la participación de Cosme Fotos.

La madre Inmaculada incide en que «hay que adaptarse a los nuevos tiempos». Además, tiene claro que los púlpitos de antaño deben ser en la actualidad las redes sociales. Así lo aplican, ya que el fin último de estas iniciativas es llevar el evangelio a la sociedad y, en este caso, la vida de un santo, como fue su fundador.

Esta religiosa especifica que las nuevas tecnologías y las redes sociales las llevan utilizando desde hace tiempo con la intención de abrir una ventana a la evangelización. En esta labor ayudan las monjas más jóvenes, que siempre están dispuestas para hacer cosas nuevas.

En este documental participaron la mayoría de las 16 hermanas que forman el convento. Gran parte de este trabajo cuenta con una voz en off, con textos realizados por la madre superiora, obtenidos «de lo que han narrado testigos oculares», señala. Por tanto, no hizo falta aprenderse papeles, salvo pequeñas intervenciones. Así lo quiso la superiora, puesto que algunas hermanas estaban de exámenes en la universidad que tienen los dominicos online.

Ya todo preparado, se hizo la grabación en una jornada. Durante esa sesión, uno de los responsables de Cosme Fotos, Juan Manuel Belmonte, fue asesorando en algunas de las escenas. «No hemos tenido que repetir mucho, se han portado bien». Ambos responsables resaltan la interpretación de las religiosas, que ha dado realidad a la historia. Los últimos pasos fueron el montaje y subir el producto final a YouTube. La madre asegura que han llegado numerosas felicitaciones.