La escuela rural se luce ante la Reina

Llegada de la reina Letizia, acompañada por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara. / Jorge Rey

Doña Letizia inauguró ayer el curso escolar en el colegio Batalla de Pavía y el instituto Vía Dalmacia de Torrejoncillo, un pueblo de menos de 3.000 habitantess

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

La calma se rompió ayer en Torrejoncillo. Esta localidad cacereña que apenas llega a los 3.000 habitantes vivió una jornada histórica. La reina Letizia inauguró el curso escolar 2019 / 2020 ante un pueblo entregado en el que sus vecinos no pararon de dedicarle piropos y felicitarle por los 47 años que cumplió el pasado domingo, 15 de septiembre. Lo hicieron a voces, con canciones y tirándole besos. Algunos incluso estuvieron esperando su llegada casi dos horas de pie.

«No ha habido algo tan importante aquí nunca. Voy a intentar darle la mano. Quiero que ya que ha venido una vez, vuelva y no se olvide de nosotros», decía la torrejoncillana Puri Hernández minutos antes de que el vehículo oficial de la Reina parara en la puerta del colegio Batalla de Pavía, un centro donde estudian 171 alumnos de tres a 12 años en los seis cursos de Educación Primaria.

Lo hizo a la hora prevista. Ni un minuto de retraso. A las 11.30 bajó del coche. Lució un pantalón de tiro alto negro, con cinturón ancho, blusa blanca y zapatos de tacón bajo. Un estilismo sencillo para moverse con comodidad. Tras saludar al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y a la ministra de Educación, Isabel Celaá, se giró y rompió el protocolo para acercarse a las más de cien personas que estaban tras la valla de seguridad colocada a veinte metros de la puerta del colegio.

«Siempre que puedo voy a verla. Esta vez le he regalado una pulsera de Extremadura»

«Siempre que puedo voy a verla. Esta vez le he regalado una pulsera de Extremadura» Víctor García | Vecino de Valdencín

 «Nunca ha habido algo tan importante. Que vuelva y no se olvide de nosotros»

«Nunca ha habido algo tan importante. Que vuelva y no se olvide de nosotros» Puri Hernández | Vecina de Torrejoncillo

Puri fue una de las primeras en conseguir su objetivo. Le pudo dar la mano mientras todos los vecinos entonaban el 'cumpleaños feliz'. Antes de que llegara la Reina ya habían amenizado la espera con cánticos típicos del folclore extremeño.

Doña Letizia no paró de dar las gracias y no escatimó tiempo en dirigirse a los cacereños. «Le he dicho que estaba muy guapa y he tenido el detalle de regalarle una pulsera verde, blanca y negra con una pequeña bellota en representación de todos los que amamos la monarquía. También le he entregado una carta explicándole el significado que tiene la bellota», contó ayer emocionado Víctor Manuel García, que vive en la pedanía de Valdencín y había pedido el día libre en el trabajo. De hecho, cada vez que la Reina visita Extremadura no pierde la oportunidad de verla.

El alcalde de Torrejoncillo, Ricardo Rodrigo, y la comunidad educativa también aprovecharon la ocasión para que las señas de identidad del municipio se conozcan más allá de las fronteras de la región. De hecho, el pañuelo del gajo, típico de Torrejoncillo, colgaba de la fachada del colegio Batalla de Pavía y doña Letizia fue lo primero que vio al cruzar la puerta del centro.

El alcalde le regaló unos pendientes y unas sandalias hechas por un zapatero artesano del pueblo

Ya en el interior, visitó dos aulas. En una de ellas estaban alumnos de cuatro a cinco años con los que se sentó para interesarse por sus actividades. Incluso les preguntó por la profesión que quieren ser de mayores. Además, los escolares le obsequiaron con una corona de cartón que tenía escrito el nombre de Letizia y un cofre con recortes de papel en los que los niños habían pintado labios simbolizando besos.

En la otra sala conoció a alumnos de nueve y diez años. En el aula, que simula un bosque, se sentó en el suelo junto a ellos, que se interesaron por conocer en qué cursos estaban la princesa Leonor y la infanta Sofía y le contaron algunas aspectos de las fiestas de la localidad. Además, le entregaron un ramo de rosas de papel.

Los vecinos también le obsequiaron con dulces de la zona y objetos de alfarería típica. «Desde el Ayuntamiento le hemos regalado a ella y a sus hijas unos pendientes de orfebrería y unas sandalias hechas por Alejandro Roso, el único zapatero artesano que queda en el municipio», detalló el alcalde.

Doña Letizia tomó la iniciativa de participar con los alumnos del instituto en el programa de radio

La Reina también conoció los proyectos del colegio Batalla de Pavía, que pertenece a la Red de Bibliotecas Escolares de Extremadura para motivar al alumnado a acercarse a la lectura. Además, durante el curso participan en la radio escolar 'Radio Torrepavía'. Asimismo, este centro forma parte de los programas 'Educación para la Salud' y 'Comunica'. Este último tiene la finalidad de promover actuaciones complementarias en relación con un elevado número de alumnos con dificultades de aprendizaje y rendimiento académico asociado a una baja competencia comunicativa.

Abrazo a una alumna

Ya en el patio del colegio la Reina protagonizó uno de los momentos más tiernos. Los escolares del Batalla de Pavía le cantaron 'cumpleaños feliz' y antes de hacerse la foto con los alumnos, los profesores y el director del centro, se dirigió a una niña que estaba llorando de la emoción. Le preguntó qué le pasaba, le tranquilizó y le dio un abrazo.

Fue antes de desplazarse en vehículo oficial unos 500 metros hasta el instituto Vía Dalmacia, un centro que imparte los cuatro cursos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Formación Profesional Básica (en Informática y comunicación) y un ciclo formativo de grado medio (Sistemas microinformáticos y redes). Se forman en él 237 alumnos de Torrejoncillo y la pedanía de Valdencín, así como los pueblos de Holguera, Cañaveral, Grimaldo, Casas de Millán y Pedroso de Acim.

En el instituto visitó otras dos aulas. En una de ellas pudo ver las pinturas que los alumnos realizan durante los recreos del curso con el programa 'Dibuteca', una iniciativa con la que hacen dibujos con diferentes temáticas.

También conoció la labor que realizan con otros proyectos. «La Reina ha visto algunas de las maquetas que estamos realizando sobre el entorno de este municipio, como molinos que generan electricidad y hacen funcionar unos telares originarios de la zona. Con ello enseñamos asignaturas como Tecnología y Sociales», destacó la profesora Marisol Espejo antes de que doña Letizia participara en el programa de radio que realiza el instituto Vía Dalmacia en el marco del proyecto 'Innovated-Plan de Enseñanza Digital de Extremadura'. Ayer los alumnos retransmitieron la visita y ella incluso se sentó en la mesa del estudio radiofónico. Se saltó el protocolo e hizo gala de su pasado periodístico.

Luego la Reina se reunió con las ampas de los dos centros, los alcaldes de los municipios cuyos alumnos estudian en el colegio e instituto y sus equipos directivos.

Finalmente volvió a saludar a los vecinos de Torrejoncillo. En ese último paseo, que duró unos diez minutos, incluso hubo selfis, siempre respetando las medidas de seguridad de un acto en el que la Reina no dio discurso oficial pero no faltaron las muestras de afecto. Suficiente para romper el sosiego de todo un pueblo.

Quejas de Monago

El presidente del PP extremeño y expresidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, expresó ayer su queja por no haber sido invitado al acto de inicio del curso en Torrejoncillo con presencia de doña Letizia. «Lamentablemente no la podemos acompañar porque Fernández Vara ha secuestrado a la Reina», aseguró en una comparecencia, aunque el protocolo para este acto ha recaído, según la Junta, en la Casa Real.

La reina Letizia saluda a los alumnos del colegio de Torrejoncillo.
La reina Letizia saluda a los alumnos del colegio de Torrejoncillo. / Jorge Rey