El Pleno aprobará el jueves una moción conjunta pidiendo el soterramiento del AVE en Navalmoral

No al Muro recogió firmas contra el proyecto, en el campo de fútbol. /
No al Muro recogió firmas contra el proyecto, en el campo de fútbol.

«La ansiada llegada del Tren de Alta Velocidad no puede suponer una modificación tan abrupta de la estructura urbana y social», dicen en el texto

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Los portavoces de los seis partidos que forman la Corporación Municipal han firmado una moción conjunta, que se aprobará en el Pleno que se celebrará el jueves, pidiendo el soterramiento de la plataforma del Tren de Alta Velocidad a su paso por el casco urbano de Navalmoral por el perjuicio que creen supondría para la población en caso de construirse en superficie, como está previsto. No obstante, reconocen el esfuerzo que vienen haciendo los técnicos de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) para mejorar el proyecto.

En el texto se recuerda que el proyecto básico de dicho tramo -fechado en 2010- ya fue rechazado por el Pleno en mayo de 2017, instando a una «mejor integración» de la línea del AVE en el tramo urbano. Ese proyecto contemplaba un panel continuo de alta seguridad de 2,70 metros de altura y una longitud de, al menos, 900 metros lineales a ambos lados de la vía entre el paso superior de la avenida de San Isidro y la estación de Renfe.

También planteaba la construcción de dos pasos inferiores peatonales donde actualmente existen pasos a nivel, que serían eliminados, y un paso inferior de viales bajo la estación que comunicara la N-V con el paseo de la Estación y la carretera de Jarandilla.

El proyecto básico, fechado en 2010, ya fue rechazado por la Corporación en 2017 Los grupos municipales reconocen el esfuerzo de los técnicos de ADIF para introducir mejoras

Con esas premisas ADIF inició el procedimiento para contratar el servicio de consultoría y asistencia técnica para la redacción del proyecto, que adjudicó en junio pasado a Consultrans SA por importe de 339.193,25 euros. Meses más tarde, en octubre, se produjo un primer encuentro entre técnicos de ADIF, de la empresa adjudicataria y del Ayuntamiento, al que siguieron varios más para introducir mejoras en el proyecto. Pero siempre manteniendo su construcción en superficie «lo que obliga, inevitablemente, a suprimir los pasos a nivel existentes y al cerramiento de la línea con paneles o vallas, además de la instalación de pantallas acústicas a lo largo de unos 2 kilómetros».

«A pesar del esfuerzo de los técnicos de ADIF en incorporar esas mejoras, de llegar a ejecutarse el proyecto sobre el que se trabaja, la ciudad de Navalmoral se vería abocada a su división física y visual, quedando la vida administrativa y centro urbano en el sur, predominando en el norte las áreas industriales, comerciales y también residenciales, constriñendo nuestro desarrollo urbanístico», se dice en la moción.

Costes de conservación

Asimismo se señala que tampoco resultaría sostenible la actuación desde el punto de vista económico y de gestión, «teniendo presente los elevados costes de conservación de los pasos inferiores y de las nuevas áreas o vías creadas para garantizar la permeabilidad», además de dudar del uso que tendrían los pasos peatonales inferiores previstos y de la eficacia de las pantallas acústicas.

Por todo ello, los grupos municipales consideran que la «ansiada llegada de la línea de alta velocidad a Extremadura no puede suponer una modificación tan abrupta de la estructura urbana y social de nuestro municipio». De ahí que soliciten al Ministerio de Fomento y a ADIF que posibiliten su construcción soterrada, «favoreciendo la permeabilidad total entre la zona norte y sur del municipio y la seguridad y accesibilidad de los y las residentes, así como la reducción de los costes de conservación y gestión».