Los planes Mejora continúan su avance por distintos puntos del casco urbano

Imagen de la renovada calle San Fernando. :: MAM/
Imagen de la renovada calle San Fernando. :: MAM

San Fernando o Isabel la Católica son algunas de las principales calles afectadas

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

La calle San Fernando se ha unido al listado de vías que se vienen acondicionando en los últimos años dentro de los sucesivos planes Mejora puestos en marcha por el Ayuntamiento, con un presupuesto total de 1,2 millones de euros.

En el caso de San Fernando era de las calles más necesitadas de esa mejora, tanto por su estado, lamentable al estar llena de baches, como por sus dimensiones y los barrios que enlaza, al unir el parque de los Colorines y la calle Genaro Cajal con el Cerro. Como buena parte de las 34 calles incluidas en los planes se ha transformado en plataforma única con hormigón impreso, que todavía no se ha abierto al tráfico a la espera de terminar los trabajos.

La obra que se ha ejecutado forma parte del Plan Mejora IFS (Inversiones Financieramente Sostenibles), que comprende 18 calles y una plaza. En concreto la de la República Argentina, que fue la primera en terminar de este paquete, con la calle del mismo nombre, con Castúo o con la travesía de San Andrés.

El Plan IFS se completa con las calles Romero, General Sanjurjo, Canalejas, Manuel Calvo, Guzmán el Bueno, Conde Miranda, Luis Julve, Numancia, Medellín, Jesús Rodríguez Rivas, Saz Catalá, Luis Chamizo y las garganta San Gregorio y Gualtamimos.

La mayoría se convertirán en plataforma única, además de renovar las redes de abastecimiento y saneamiento, salvo Luis Chamizo o las gargantas, en las que se renovará el pavimento en la calzada. El coste de este plan es de unos 360.000 euros, que realiza desde hace meses la empresa Senpa.

Plan Mejora II

En paralelo se viene ejecutando el Plan Mejora II, con un presupuesto de unos 188.000 euros, repartidos entre la plaza Weyler y su entorno, como la travesía Weyler, el callejón de la calle Góngora o Castelar, en las inmediaciones de la iglesia de las Angustias, y la calle Isabel la Católica, también muy deteriorada.

Aquí igualmente la mayoría serán plataforma única -de hecho algunas ya lo son-, además de haber renovado las redes. En la plaza Weyler también se ha reordenado el tráfico, ampliado las aceras y echado hormigón en la calzada y los aparcamientos.

Según se ha dicho en reiteradas ocasiones desde el gobierno municipal, con estos planes se persigue mejorar la accesibilidad y los servicios públicos al sustituir las tuberías de fibrocemento, dotar de mayor fluidez al tráfico y crear una ciudad estéticamente más amable, pidiendo disculpas por las molestias temporales que ocasionan las obras.