Los Patas Blancas no defraudan en Moraleja y protagonizan un encierro de más de seis minutos

Los Patas Blancas no defraudan en Moraleja y protagonizan un encierro de más de seis minutos

J. R. NEGRO GALÁN

Los Patas Blancas de Victorino Martín han protagonizado este sábado un encierro de más de seis minutos en la localidad cacereña de Moraleja, algo más corto que el del año pasado que se extendió hasta los 10 minutos.

Los astados han estado un año más a la altura de la situación dando juego durante el recorrido y no queriendo entrar en los chiqueros de la plaza de toros.

Ya se intuía que estos novillos no iban a realizar un encierro rápido ya que por su carácter tozudo suelen ponerlo difícil, principalmente a la hora de entrar en chiqueros.

Así ha sido un años más. Los novillos partían de los corrales de la calle Goya pasada la una de la tarde y realizaban los primeros metros del recorrido de manera disgregada.

La manada la encabezaba un novillo, seguido de cuatro mansos y de otros dos novillos. El último astado ha tardado más en aparecer y ha realizado el trayecto en solitario haciendo amago de envestir a los corredores y a las vallas.

La primera parte de la manada llegaba a la plaza de toros y se ha resistido a entrar a los chiqueros. Dos minutos más tarde hacía acto de presencia el último novillo cerrando el segundo encierro de San Buenaventura con un tiempo de 6 minutos y 36 segundos.

El segundo toro del aguardiente hace las delicias de los aficionados

El segundo toro del aguardiente ha finalizó sin que se registraran heridos, a pesar de que había más público en las calles que en el día anterior.

El de la ganadería de Carlos Núñez, salía a las calles de Moraleja a las cinco de la madrugada y protagonizaba una lidia de poco más de una hora recorriendo el recinto vallado. Este astado hizo las delicias de los aficionados taurinos y dio mucho juego en las calles de Moraleja.

Según los servicios médicos, no atendieron a ninguna persona herida durante el transcurso de la lidia.