Una parte de la plantilla policial de Navalmoral denuncia un «completo abandono»

Agentes de patrulla en la zona peatonal. :: MAM/
Agentes de patrulla en la zona peatonal. :: MAM

La mitad de los agentes, según los promotores, hacen público un escrito muy crítico con el Gobierno municipal

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Una parte de la plantilla de la Policía Local -la mitad según los promotores de la iniciativa- ha hecho público un comunicado muy crítico con el gobierno municipal por los problemas que aseguran vienen soportando desde hace años, «y que se han visto incrementados en los últimos meses. Nuestro propósito principal siempre ha sido dar una respuesta rápida y eficaz a los ciudadanos. Sin embargo, después de intentar solucionar todos estos problemas dialogando, la respuesta siempre ha sido la misma: silencio o negación», señalan.

Los firmantes del escrito explican que están sufriendo una «nefasta distribución de los servicios y decisiones arbitrarias tomadas por el jefe de esta Policía y un completo abandono por parte del Ayuntamiento, al no cumplir lo firmado ni atender a las demandas del colectivo». Por ello entienden que es imposible ofrecer el servicio que demanda la ciudadanía, al tiempo que han considerado oportuno dar a conocer la situación por la que atraviesan y las carencias del cuerpo.

En el listado remitido a los medios de comunicación figuran hasta 15 puntos, que empiezan con el «incumplimiento continuado» del convenio que Administración y sindicatos firmaron en 2017 o que no ha habido negociación para el cuadrante del 2019, «sino que nos ha sido impuesto el de enero, siendo una incógnita para el resto de los meses, lo que nos lleva a la imposibilidad de poder realizar planes».

Más adelante aparecen la «vulneración» del protocolo de refuerzos para cubrir servicios en el tiempo libre; el «retraso continuado» en los pagos de servicios extraordinarios, de hasta ocho meses; reiteradas modificaciones en el cuadrante anual, «no respetando el descanso personal y la vida familiar»; la realización de servicios de superior categoría sin remunerar o carencias en la uniformidad, «cuando en su día se vendió que éramos de las policías mejor dotadas de Extremadura».

Otros puntos que denuncian son la presencia de un solo policía en turno para atender a las demandas vecinales, viéndose obligados a derivar servicios a la Guardia Civil; la precariedad del material de oficina y equipos informáticos; el incumplimiento en el abono de la Carrera Profesional a todos los funcionarios municipales según lo establecido en el convenio o que la figura del policía «se ha visto relegada a la de conserje de un centro socio-cultural (La Inmaculada) cuya infraestructura no proporciona la seguridad de los propios policías ni la intimidad del ciudadano que se persona en las dependencias».

Por último están la «absoluta falta» de previsión para cubrir plazas; que se hayan facilitado datos personales de agentes tras las quejas de algunos ciudadanos por una intervención en particular, «que además de ser ilegal nos parece una falta de respeto absoluta», y los «continuos silencios» del inspector jefe y del Ayuntamiento a los escritos presentados por algunos policías en tiempo y forma, «lo que ha originado unas diferencias de trato».

Dispuestos a dialogar

Para terminar, quienes respaldan el escrito insisten en que la plantilla policial siempre estará dispuesta a solucionar todos estos problemas con la administración. «Que se adquiera un compromiso firme, con el objetivo principal de poder ofrecer un servicio óptimo a nuestro pueblo sin dejar de lado nuestros derechos», señalan.

Ayer no hubo respuesta del gobierno municipal a esta catarata de críticas.