Obras maneja tres posibles causas de la pérdida de agua de la piscina

El concejal, junto con el arquitecto y personal de Deportes. :: JSP/
El concejal, junto con el arquitecto y personal de Deportes. :: JSP

No se cree que el motivo sea la rotura de tuberías de entrada al complejo

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Personal de la Concejalía de Obras, junto con la de Deportes, ya se han puesto manos a la obra en la piscina de Trujillo para detectar la principal causa de la pérdida de agua de 250 metros cúbicos diarios y poner solución. Realizadas las primeras pruebas, manejan tres alternativas.

Tanto el concejal delegado, Raúl Gómez, como el arquitecto municipal, Manuel Ruiz, explican que existe la posibilidad de que el origen del problema esté en el vaso de compensación, cuya cota está por debajo del vaso grande. Está instalación puede tener fugas. Más allá de que ese sea el motivo, una de las obras que plantea el arquitecto es subir la cuota de ese vaso de compensación para que esté al mismo nivel que la piscina grande. Así, se evitarían otros inconvenientes.

Otra posible causa son las válvulas de la depuradora, que no estén en las condiciones idóneas. Ruiz considera que puede haber algún tipo de desviación en el cierre o apertura, con las consiguientes fugas. De hecho, hoy está previsto que se haga esa comprobación. Si sigue habiendo pérdidas importantes, se pasaría a revisar ese vaso de compensación.

La última alternativa que se maneja, con menos fuerza que las anteriores, se sitúa en las tuberías que conectan las rejillas desbordantes de la piscina grande y el vaso compensación. Más allá de estas posibilidades y tras las distintas comprobaciones, por ahora, se descarta la rotura en las tuberías de entrada de agua al complejo veraniego.

Impermeabilización

El edil insiste en que las obras de impermeabilización llevadas a cabo justo antes de comenzar esta última temporada de baño no ha solucionado el problema de pérdidas de agua. No obstante, el arquitecto matiza que era necesaria porque «la piscina se había rajado». Esa impermeabilización también habrá que arreglarla ahora, puesto que se ha levantado en algunas zonas.

También hay que arreglar la piscina pequeña de Trujillo. Desde el pasado domingo hasta ayer, se vació sola. Los responsables consideran que el problema está en el tubo que va de la arqueta de desagüe a la propia depuradora.

Junto estas intervenciones, el concejal de Obras reconoce que la piscina de Huertas necesita una importante remodelación, que podría ascender a 150.000 euros. Estas intervenciones dependerán de la situación económica del Ayuntamiento. La intención es que ambas instalaciones estén en el mejor estado posible para la próxima temporada.