Nuevo caso de violencia animal en una finca de Arroyo de la Luz

Nuevo caso de violencia animal en una finca de Arroyo de la Luz

El propietario ha encontrado esta mañana un choto de 5 días asfixiado, las cancillas abiertas y las gomas de los bebederos cortadas

ANA ISABEL PADILLA MACÍAS

A las 9.00 horas de la mañana de hoy sábado, día 7 de septiembre, Santos Collado Castaño, un vecino de Arroyo de la Luz, ha llegado a su explotación ganadera, como todas las mañanas, y se ha encontrado con una dantesca escena; un chotillo de 5 días yacía en el suelo muerto.

Pero la imagen no termina ahí, ya que las cancillas de la finca estaban abiertas y las gomas que llevan el agua del depósito del agua a los bebederos de los animales, estaban cortadas. El informe veterinario dicta que la muerte del animal no ha sido por causas naturales. Las cancillas además estaban aseguradas con una cuerda que el propietario de los animales pone para que estos no puedan abrirlas de un golpe, y estaban cortadas.

El propietario de los animales, Santos Collado, que tiene la finca alquilada, cree que la persona que ha llevado a cabo dichos actos ha debido entrar saltando las alambradas «para no dejar huella». Tal y como ha declarado a este periódico, en el recinto hay cámaras instaladas, ya que no es la primera vez que se encuentran con un problema, pero quien haya sido el autor de los hechos las ha eludido, desplazándose al amparo del muro, donde se ha topado con el chotillo, el cual llevaba resguardado en dicho lugar desde hacía 4 ó 5 días.

No es la primera vez que Santos Collado ha encontrado estas imágenes; tal y como nos relata, hará año y medio o dos años alguien le mató unos perros y se los tiraron a un pozo, además de encontrarse las cancillas abiertas de forma habitual.

Calculan que los hechos relatados pudieran haber ocurrido entre las 23:00 y las 00.00 horas de anoche, ya que a las 22.00 horas, cuando se fueron del recinto, todo estaba en orden.

Otros casos

Santos Collado afirma que «va a acabar en tragedia, porque es siempre lo mismo», refiriéndose al caso que aconteció también en la localidad el pasado 21 de diciembre, en el que un individuo cortó las orejas y el rabo a dos vacas, que casualmente se encontraban en una finca que estaba arrendada por el mismo propietario, siendo los terrenos de dicho propietario en los que están sucediendo estos hechos. «Han pasado varios casos aquí en Arroyo desde hace varios años, y todos están relacionados», afirma.

Los hechos ya se encuentran en conocimiento de las autoridades, quienes han estado en el lugar durante esta mañana.