Nueve municipios toman medidas ante la situación «preocupante» del pantano de Santa Lucía

Alcaldes revisando la documentación. :: CEDIDA/
Alcaldes revisando la documentación. :: CEDIDA

Desde mañana está prohibido regar jardines con agua potable, baldear calles y los lavados particulares de vehículos

JAVIER SÁNCHEZ

Las altas temperaturas durante varios meses unido a una larga sequía. Estos factores han provocado que la situación de la presa de Santa Lucía, de donde se abastecen nueve poblaciones de la zona, sea «preocupante», a pesar de la lluvia caída ayer. Así se destacó el pasado lunes en la reunión mantenida por alcaldes de la comarca. En este encuentro, se detalló que este pantano está a un 46,6 por ciento de su capacidad.

Ante esa sequía y la previsión de que no se produzcan precipitaciones de importancia a corto plazo, los cinco mandatarios asistentes al encuentro decidieron tomar las primeras medidas para restringir el consumo de agua potable. Así también se ha comunicado por escrito a los ayuntamientos afectados para que, a su vez, se lo comuniquen a la población. Estos municipios son La Cumbre, Santa Cruz de la Sierra, Torrecillas de la Tiesa, Aldea del Obispo, Ibahernando, Aldeacentenera, Cabañas del Castillo, Santa Marta del Magasca y Trujillo.

La principal medida consiste en prohibir el uso de agua potable para riegos de jardines municipales y privados, baldeo de calles, riego de huertos y lavado particular de vehículos. Entrará en vigor a partir de mañana. Si se desobedece, puede haber sanciones. Asimismo, se ha solicitado que los consistorios reparen las averías existentes de agua potable con la mayor celeridad, para evitar, en lo posible, la pérdida de agua. Si la sequía persiste, «próximamente se tomaría la decisión de prohibir el uso de agua potable en usos rústicos, previo a las restricciones que hubiese que tomar para usos urbanos», explica el alcalde de Trujillo, Alberto Casero, en el escrito enviado a otros municipios.

Otros mandatarios también piden un consumo responsable a la ciudadanía. Recuerdan que el agua es un bien escaso.

Reuniones periódicas

Casero matiza que se vienen haciendo reuniones periódicas en los últimos meses para analizar la situación de Santa Lucía. De este modo, se ha visto que en septiembre ha dado un bajón importante. Por ello, ahora se toman estas medidas.

Ya, a mediados de mayo, el nivel de agua del pantano comenzó a bajar, cuando, en otras ocasiones, suele estar rebosando hasta mediados de junio o principios de julio. Fuentes municipales reconocen que esas altas temperaturas desde primavera ha hecho que el consumo sea mayor. Casero detalla que, de ese 46,6 por ciento de su capacidad total, el 31,5 por ciento de ese agua sería captado por gravedad y el 15,1 restante se obtendría por bombeo procedente de los desagües del fondo de la presa. «Se estima que el agua extraída con ese sistema es de peor calidad, debido a los asientos producidos a lo largo de los años».

Más