Malpartida de Cáceres presume de tradición y se entrega a la Patatera