La localidad despide a don Román, su párroco durante 38 años

Román Robledo. :: a. i./
Román Robledo. :: a. i.

ANA ISABEL PADILLA

El pasado 7 de agosto Malpartida de Cáceres se despedía de don Román, el párroco de la localidad, que el 15 de agosto hubiera hecho 38 años desde su llegada a Malpartida.

La misa funeral de cuerpo presente tuvo lugar en la Parroquia Ntra. Sra. de la Asunción, de la que fue rector durante casi 38 años. Después, acompañado de sus familiares más íntimos, el cuerpo de don Román Robledo fue llevado a Plasenzuela, su pueblo natal, donde fue enterrado en el panteón familiar.

Don Román era muy querido en el municipio y muestra de ello fue el multitudinario funeral y las numerosas condolencias de los vecinos a través de las redes sociales, a las que también se unió el Ayuntamiento. Don Román llegó a Malpartida de Cáceres en 1980. Antes había sido coadjutor en Moraleja y párroco de Piedras Albas, Estorninos, Villasbuenas de Gata y Zarza de Montánchez. El 15 de agosto de ese mismo año tomó posesión y celebró su primera misa.

El 18 de noviembre del año 2006 se celebraron las bodas de oro sacerdotales de don Román, y las bodas de plata al cargo de la parroquia.

El pasado 23 de febrero recibió un homenaje por parte del Ayuntamiento de la localidad como reconocimiento de la importante labor que había desarrollado en Malpartida en esos 37 años. En el acto intervinieron José Antonio Agúndez, Cronista Oficial de Malpartida de Cáceres y don Santiago Núñez, actual párroco de Malpartida de Cáceres, que se sumó al agradecimiento y entregó al homenajeado una imagen de la iglesia parroquial y las ermitas de Malpartida, en nombre de todos los malpartideños. «Recordarán los de mi generación la ilusión que nos hizo la irrupción de un cura sin sotana de espíritu joven, un cura capaz de convencernos del valor que seguía teniendo ser cristiano y católico en momentos en los que practicar la religión y tener que ver con la Iglesia se creían cosas pasadas», aseguró José Antonio Agúndez.

 

Fotos

Vídeos