La localidad celebra la romería de su patrona, la Virgen de la Encina

ISMAEL MIRANDA RUANO

La localidad celebró ayer un día de campo y devoción, en honor a la patrona del lugar, la Virgen de la Encina. En la tahona se prepararon las rosas, los huesillos y los brazos de gitano que no faltaron en los 'ranchos' de la dehesa. Fueron numerosos los visitantes este año, pues con el puente del Primero de Mayo, muchos de los aldehueleños que residen en la Comunidad de Madrid no faltaron a la cita con su patrona.

El triduo en honor a la Virgen ha tenido lugar en la iglesia, los días 2, 3 y 4, con predicación de José Antonio Mateos Real. El viernes por la noche se celebró por las calles del municipio la procesión de las antorchas.

El sábado por la tarde fue la ofrenda floral y la presentación de los bebés a la Virgen, en su ermita de la dehesa boyal, que luce manto de flor de jara y tomillo.

Ayer hubo misa de campaña en el recinto de la ermita, con la actuación de la rondalla y coro Virgen de la Encina, dirigida por el diácono José Luis Fernández Martín, que interpretó la misa popular extremeña. Después se celebró la subasta y procesión. A partir de aquí, los romeros disfrutaron de las cañas y vinos en los diferentes chiringuitos montados en la dehesa. Por la tarde se celebró el concurso de la calva.