El Lago cumple medio siglo

Panorámica general del complejo turistico del Lago, una de las zonas de baño más conocidas de la comarca. :: P. D. Cruz/
Panorámica general del complejo turistico del Lago, una de las zonas de baño más conocidas de la comarca. :: P. D. Cruz

Es el principal atractivo de Jaraíz de la Vera y cada temporada recibe la visita de miles de bañistas

JARAÍZ DE LA VERA.

El complejo turístico del Lago cumple medio siglo. Su construcción se inició en la primavera de 1968. La empresa Agroman, puntera a nivel nacional entonces, se encargó de ejecutar las obras, financiadas en su totalidad por el Estado. El proyecto lo impulsó Albino Fernández Pérez, alcalde en ese momento de la localidad. Logró el apoyo del ministro Alonso Vega para su realización. En agradecimiento se bautizó con el nombre de Lago Alonso Vega. En la actualidad es conocido popularmente como El Lago y cada año recibe a miles de bañistas. El año pasado, pasaron por la zona más de 50.000.

El alcalde de Jaraíz de la Vera, Luis Miguel Núñez Romero, considera que esta cifra se debe, en gran medida, «a las instalaciones, la óptima calidad de las aguas y a las mejoras que se van realizando», insiste.

El paraje se acondicionó como zona de baño en los años sesenta. Las obras duraron unos doce meses, inaugurándose el 19 de julio de 1969. Lo hizo el gobernador civil, el cacereño Valentín Gutiérrez Durán, y el nuevo alcalde, Esteban Jiménez Calzada, que sustituyó unos meses antes a Albino Fernández, el regidor que más tiempo ha estado al frente del Consistorio y durante cuyo mandato Jaraíz se situó entre las poblaciones más importes de la provincia.

No solo se hizo la piscina natural, playa y terraza bar con aparcamientos en dos áreas, sino que también se acondicionó el charco Las Tablas y se recuperó el molino hidráulico, convirtiéndose en un coqueto mesón, con terraza, aparcamientos y zona de playa.

Durante los primeros años, con servicio de autobús diario, mañana y tarde, El Lago vivió una época dorada. Supuso un salto cualitativo en el plano turístico y, sobre todo, para el bienestar de la población, pues carecía de piscina y lugares de entretenimiento y ocio veraniego de estas características. Sin embargo, con el paso de los años, a finales de la década de los setenta, empezó a decaer. Los primeros en aborrecer el complejo fueron los propios jaraiceños.

A todo esto, el crecimiento del parque automovilístico local acabó con el servicio de autobús, pues apenas se utilizaba y dejó de ser rentable su mantenimiento. Las instalaciones se fueron deteriorando y no se acometieron durante este tiempo las obras pendientes, como el asfaltado de los aparcamientos y el camino que va desde la carretera al charco Las Tablas. Y en medio de tanta desidia, una fallida urbanización del entorno, que estuvo a punto de dejar al municipio sin este patrimonio. Se recuperaron años más tardes todos esos terrenos por parte de Víctoriano Macías García y ahora constituyen un impresionante bosque de robles.

A día de hoy, son muchas las inversiones que se realizan para mejorar cada año estas instalaciones. «La última, un acceso peatonal que unirá la ruta senderista hasta el municipio con El Lago», recuerda Núñez Romero. El acceso desde la Ex-203 fue mejorada el año pasado y la señalización ofrece la accesibilidad y facilidad para una escapada original. Además, «cuenta con más de 500 aparcamientos para vehículos, motocicletas y bicicletas», dice.

Aguas residuales

Otro problemas que empezó a causar estragos fue el de las aguas residuales y otros vertidos. Para remediar tantos males y que volviera a ser el principal atractivo turístico de la localidad y de la comarca, en 2004 Nicasio López Bote implicó a la Junta para remodelar el complejo, pavimentándose los aparcamientos y el camino al charco Las Tablas e iluminando buena parte del complejo. En esos momentos, el mesón estaba en ruinas por la acción de los vándalos.

La zona de playa tampoco acababa de encontrar su acomodo. Si años atrás se talaron los chopos por problemas de seguridad, suciedad e invasión de las raíces en la piscina, entre otros inconvenientes, los sauces que se plantaron en su lugar tampoco solucionaron nada, de ahí que en los años venideros, concretamente a partir de 2011, por iniciativa del equipo de gobierno presidido por Bonifacio Sánchez Cruz se acometiera una profunda remodelación de todo el complejo. En varias fases o anualidades se ejecutaron obras para reformar el fondo de la piscina natural. Al mismo tiempo se amplió la playa de la orilla de Jaraíz y mejoró la de Cuacos; peatonalización del camino que comunica la piscina natural con Las Tablas; instalación del colector y muro para canalizar las aguas residuales de los chiringuitos, nueva rampa de acceso para vehículos; nuevos muros y playa en la orilla de Jaraíz, entre otras actuaciones.

Muchos visitantes de Badajoz

A partir del año 2004, con las primeras reformas, el complejo comenzó a llenarse de bañistas venidos desde todos los puntos de la región y provincias limítrofes. La provincia de Badajoz es una de la que más se está volcando con este enclave turístico. Si en verano se pone a rebosar de gente, el resto no faltan visitas por su entorno natural y paisajístico de gran belleza que se ha formado a lo largo del cauce de la garganta de Pedro Chate.

Pese a las reformas realizadas, mejoras, recursos y auge que ha alcanzado, todavía hay peligros que le acechan. Las campañas de desprestigio a costa de las analíticas de las aguas ha sido en los últimos años el caballo de batalla.

El Consistorio, esta vez de la mano del actual alcalde, está trabajando denodadamente, primero, en contrarrestar los ataques demostrando que sus aguas son aptas. En segundo lugar, reforzando las medidas para que así sea. Y, por último, promocionando fuera y dentro El Lago como principal atractivo y a Jaraíz en general como destino turístico rural de primera.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos