Kolia y Narina paren cuatro cachorros de lince en el Centro de Granadilla

Kolia y sus dos cachorros./HOY
Kolia y sus dos cachorros. / HOY

Estos dos nuevos partos se unen al de la hembra Haima, que dio a luz en Granadilla el pasado 2 de marzo a cuatro cachorros

EFE

Las hembras de lince ibérico Kolia y Narina han parido a dos cachorros cada una en el centro de cría en cautividad de la localidad cacereña de Zarza de Granadilla, gestionado por el Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN).

Según ha informado el Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico, Kolia, que estuvo emparejada con Hocico, parió a dos cachorros el miércoles por la tarde, a los cuales atiende perfectamente.

De igual forma, Narina, hembra primeriza y que copuló con Galeno, ha parido esta noche también a dos cachorros, «mostrando hasta el momento un buen comportamiento maternal», han detallado los técnicos del programa a través de las redes sociales.

Estos dos nuevos partos se unen al de la hembra Haima, que dio a luz en Granadilla el pasado 2 de marzo a cuatro cachorros.

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2019 ha establecido un total de 26 parejas, tres más que el pasado año, repartidas en los cinco centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

Del total de las parejas, cinco de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla; seis en El Acebuche (Huelva); una en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz); ocho en La Olivilla (Jaén); y seis en el centro de Silves (Portugal).

Si se tiene en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha (2005-2018), se estima obtener una cifra comprendida entre los 36 y 46 cachorros.

En la pasada temporada de cría, el programa estableció 23 parejas reproductoras que dieron lugar al nacimiento de 49 cachorros, 39 de los cuales han salido adelante y 33 son preparados para su liberación en los primeros meses del 2019.

Al igual que años anteriores, la mayor parte de los ejemplares que nazcan en 2019, alrededor del 90 %, serán preparados para su liberación en el medio natural y el resto pasarán a formar parte del stock reproductivo del programa de cría con el fin de mantener una adecuada diversidad genética y un adecuado equilibrio demográfico.