La juez amplía la instrucción sobre la muerte de la joven de Carcaboso

El abogado Estanislao Martín, con Ghita, la madre de la joven fallecida en Carcaboso /Andy Solé
El abogado Estanislao Martín, con Ghita, la madre de la joven fallecida en Carcaboso / Andy Solé

El abogado de su madre, única investigada hasta el momento y en prisión desde el 23 de julio, anuncia que solicitará su puesta en libertad

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La Audiencia Provincial ordenó su ingreso en prisión, atendiendo un recurso de la Fiscalía, y por eso Ghita, la madre de la joven de 25 años que falleció en Carcaboso el pasado febrero, está en la cárcel de Cáceres desde el 23 de julio. Se le imputa un presunto delito de homicidio y es, hasta el momento, la única investigada en una instrucción que la titular del Juzgado número 4 de Plasencia, la que lleva la causa, ha decidido ampliar a 18 meses dada su complejidad.

«Vamos a pedir la libertad de Ghita, porque no hay ni pruebas ni riesgo de fuga para que continúe en prisión», afirma su abogado, Estanislao Martín.

De hecho, la jueza decidió su puesta en libertad con obligaciones el pasado 29 de mayo, tras tomarle declaración durante más de una hora. Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) entonces, la mujer debería comparecer en el juzgado los lunes y jueves, se le prohibió salir del territorio nacional peninsular y se le retiró el pasaporte.

Sin embargo, la Fiscalía recurrió esta decisión, alegando que había riesgo de fuga por parte de la investigada. La Audiencia estimó este recurso y ordenó el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, para Ghita. Su abogado defiende que no existe riesgo de fuga y que, por eso, solicitará a la juez que la deje en libertad. «No hay ningún motivo constitucional legítimo para mantener a esta mujer en la cárcel», afirma Estanislao Martín. «Hasta que no se demuestre lo contrario en el juicio, la presunción de inocencia existe en este país y no hay riesgo de fuga», insiste.

«Ni hay riesgo de fuga ni hay pruebas concluyentes contra Ghita», argumenta Estanislao Martín

El letrado asegura que «no se van a ir a Marruecos ni a ningún otro lugar, sus hijos están trabajando y estudiando aquí y necesitan a su madre; de sus seis hijos, cuatro son menores de edad».

Ademas, Estanislao Martín también deja claro que, hasta el momento, «no hay pruebas concluyentes, más allá de las sospechas de la policía» que demuestren la culpabilidad de su defendida. «Aun quedan por conocerse y cotejarse los resultados de muchas de las pruebas practicadas y los mismos podrían dar un vuelco a la investigación», señala.

La autopsia

Recuerda que «lo único que involucra a Ghita es que fue la última persona, supuestamente, que estuvo con ella, con su hija, porque abandonó la casa a las 11 horas y en torno a una hora después se produjo el incendio». Fue el motivo por el que inicialmente, cuando el hecho se conoció e hizo público, se pensó que la joven de 25 años, Aouatif, murió a consecuencia del fuego ocurrido en la vivienda familiar, ubicada en la calle Liderico de Dios de Carcaboso. De hecho, según también declaró entonces la alcaldesa de la localidad, Lorena Rodríguez, las primeras investigaciones indicaban que el fuego podría haberse debido a un cortocircuito producido en un enchufe en el que la joven cargaba el móvil en su habitación.

Sin embargo, no fue hasta 20 días después del suceso cuando el Juzgado de Instrucción número 4 de Plasencia permitió que se entregara a la familia el cuerpo de la joven de 25 años. Durante ese tiempo el cadáver permaneció en el Instituto de Medicina Legal de Cáceres, porque tras practicarle la autopsia, el forense determinó que no estaba claro que hubiera muerto asfixiada. Por eso optó por tomar más muestras y realizar pruebas complementarias antes de elaborar un informe definitivo.

El mismo concluyó que la joven había muerto asfixiada, pero no por el incendio, por lo que se puso en marcha una investigación que aún no ha concluido pero que, por el momento, ha provocado la detención e ingreso en prisión de su madre, a la que se le imputa un presunto delito de homicidio. La mujer, Ghita, fue detenida por la Guardia Civil a finales del pasado mes de mayo.

Pero Estanislao Martín reitera que la investigación sigue abierta y que la instrucción, una vez la jueza la ha ampliado a 18 meses por la complejidad de la causa, «puede durar un año más, porque no es hasta el próximo octubre cuando finalizan los primeros seis meses de instrucción». El letrado reitera que no es preciso que en este tiempo su defendida continúe en la cárcel, «porque no hay riesgo de fuga, ni pruebas concluyentes y se pueden tomar otras medidas que eviten que continúe en prisión».

También adelanta que ha solicitado que se levante el precinto sobre la vivienda familiar de Carcaboso, «para que puedan arreglar la casa, tienen un seguro para ello, y puedan vivir en la misma, porque desde entonces, desde que ocurrieron los hechos, están pagando un alquiler», concluye el abogado de la única detenida.