Jarandilla se moviliza para reclamar al obispo que su párroco siga en el pueblo

Algunos de los vecinos que ayer mostraron su apoyo al sacerdote David Calderón. :: andy solé/
Algunos de los vecinos que ayer mostraron su apoyo al sacerdote David Calderón. :: andy solé

Mayores, jóvenes y niños salen a la calle y recogen firmas para evitar que David Calderón sea trasladado a Plasencia

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Es padrino de uno de los hijos de la primera pareja que casó en Jarandilla, apenas unos meses después de que llegara a este pueblo de la Vera, en octubre de 2008. Y es muy rara la noche que no está invitado a cenar en casa de algún vecino.

Son solo algunos detalles que sirven para mostrar la estrecha relación que David Calderón, el cura de Jarandilla, tiene con sus feligreses. Por eso la decisión del obispo de la Diócesis de Plasencia, José Luis Retana, de trasladar al párroco a la capital del Jerte ha caído como una jarra de agua fría en esta localidad verata. Tanto es así que muchos de sus vecinos, mayores, jóvenes y niños se concentraron ayer, delante de la parroquia de Santa María de la Torre, para mostrar con pancarta en mano el cariño al cura y el rechazo a su traslado.

«Ha hecho mucho bien para el pueblo, ha logrado que esté unido, ha atraído a la Iglesia a gente de todas las edades», dice Angelita Carrizal. «Había muchas ovejas descarriadas y él las ha recogido», añade María Eloisa Trancón.

Son solo dos de las muchas personas que ayer acudieron a la concentración convocada en la plaza de la Constitución, para mostrar su apoyo al sacerdote, que estos días no está en Jarandilla. «No sabemos si el obispo cambiará de opinión y permitirá que David continúe en el pueblo, que es nuestro objetivo, pero al menos él sabrá que aquí se le quiere y que agradecemos mucho la labor que ha llevado a cabo en los últimos años», asegura Luis Francisco Encabo.

La respuesta del obispo

No obstante, deja claro que el fin es lograr que el traslado del párroco no se lleve a cabo. Por eso, además de la concentración de ayer, «estamos recogiendo firmas, ya llevamos más de 1.500», y se están enviando cartas al obispo. Tanto de colectivos como de particulares. Desde Cáritas hasta la Cofradía del Cristo pasando por la asociación cultural de mujeres 'Flor de la Jara', sin olvidar las que José Luis Retana ha recibido, también entre otros particulares, de la familia Santos Pizarro y del propio alcalde, Fermín Encabo Acuña, presente asimismo ayer en la concentración del pueblo.

En todas ellas los vecinos expresan su cariño a David Calderón por su cercanía, la conexión con los feligreses, el impulso dado a las celebraciones religiosas en el pueblo, su apoyo a los vecinos en los malos momentos, su humanidad y, por eso, 'no queremos que te vayas, te necesitamos', resumía ayer la pancarta de la concentración, en la que los vecinos, a pesar de la falta de ortografía en 'vallas', expresaron su sentir sincero.

Continúa la recogida de firmas contra el traslado del cura.
Continúa la recogida de firmas contra el traslado del cura. / A. Solé

No descartan volver a sacarla, protagonizar nuevas concentraciones y otras acciones, como llevar las firmas al obispo, para continuar demostrando que quieren que David Calderón se quede en Jarandilla. Aunque saben que es difícil que el traslado no se produzca. Porque José Luis Retana también está respondiendo a las cartas que le llegan de vecinos y asociaciones y en sus misivas deja claro que les entiende, «porque yo mismo he pasado por esa experiencia en mi parroquia de Ávila, cuando se hizo público mi nombramiento como obispo de Plasencia», pero también señala que, al igual que los vecinos de Jarandilla, él estima y valora al sacerdote, y «prueba de ello es el nombramiento que he firmado». Les recuerda que los sacerdotes tienen voto de obediencia y les pide que acojan al nuevo párroco.