Historias clínicas sin custodia en Abertura

Archivadores abiertos con las historias clínicas en su interior./HOY
Archivadores abiertos con las historias clínicas en su interior. / HOY

El SES asegura que cerrará el espacio donde se encuentran

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La información clínica de cualquier paciente es confidencial y, por tanto, debe estar protegida para evitar el acceso a la misma de personal no autorizado. Sin embargo, esto no ocurre en el consultorio médico de Abertura.

Vecinos de esta localidad de poco más de 400 habitantes, ubicada en la provincia cacereña y dependiente del centro de salud de Miajadas, han comprobado cómo sus historias clínicas están a la vista de todos, guardadas en ficheros situados en la sala de espera del consultorio médico a los que se puede acceder.

Es cierto, como dice el SES, que lo están en un espacio de la sala de espera separado por un biombo en el que, además de los ficheros, hay una camilla, una botella de oxígenos con mascarilla y caudalímetro. El motivo es que «el consultorio local de Abertura cuenta con unas consultas muy pequeñas» y, por eso, se ha habilitado un pequeño espacio de la sala de espera para poder tratar a algún paciente si fuera preciso y también para ubicar archivadores «que están cerrados y sin uso al contar ya con la historia clínica electrónica».

Sanidad cree que «se han violentado exprofeso para perjudicar al personal del consultorio»

Sin embargo, esos archivadores, «que llevan ahí muchos años» según el SES, no están cerrados o, cuando menos, se pueden abrir, tal como se muestra en la fotografía que ilustra esta información. Por lo tanto, es posible acceder a las carpetas que están dentro de los mismos y ver o consultar las historias clínicas de los vecinos del pueblo. Por tanto, la custodia de esta información médica no está protegida ni vigilada como debiera ser.

Por ello, el SES ha decidido, tras ser conocedor de lo que está ocurriendo en el consultorio de Abertura, «cerrar el habitáculo y clausurar totalmente esos ficheros». Lo hace con el fin de garantizar la protección de la información recogida en las historias clínicas de los vecinos, aunque considera que el acceso a los archivadores no debería haberse producido o que se ha producido de forma consciente.

Inutilizado

«Los archivadores llevan allí muchos años y están inutilizados, pero si se violentan, por su antigüedad, se pueden abrir. No están disponibles al público: están detrás de un biombo, a manera de box, donde se ubica una camilla, una botella de oxígeno con mascarilla y caudalímetro para atender a los pacientes que lo necesiten», reitera la Consejería de Sanidad.

«Creemos que se han violentado los ficheros exprofeso para realizar esas fotografías por alguien con intención de perjudicar al personal del consultorio», concluye el departamento que dirige el consejero José María Vergeles.

La realidad es que los vecinos que han querido denunciar lo que estaba ocurriendo en el consultorio de Abertura han puesto de manifiesto que, con uso o sin él, cualquiera podía acceder a las historias clínicas guardadas en estos archivadores, por tanto a información confidencial cuya protección y custodia debe estar garantizada por los responsables sanitarios.

Temas

Ses

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos