El Gobierno local vuelve a pedir a la Diputación el inicio de las obras de las entradas a Coria

El alcalde, García Ballestero, y su equipo de gobierno, con el diputado Aguilera en la zona para la que se solicitan obras. / KARPINT
El alcalde, García Ballestero, y su equipo de gobierno, con el diputado Aguilera en la zona para la que se solicitan obras. / KARPINT

El diputado popular Alfredo Aguilera apoya al Ayuntamiento y acusa al PSOE de «sectarismo e incapacidad»

ELADIO PANIAGUA SIMÓN

El alcalde de Coria, José Manuel García Ballestero, compareció ayer, junto al portavoz del Grupo Popular de la Diputación de Cáceres, Alfredo Aguilera, para reivindicar una vez más las obras de las entradas a la ciudad por la carretera de Guijo y Montehermoso. El primer edil insiste en que, después de cuatro años de legislatura, la Diputación «cumpla su compromiso con Coria y sus ciudadanos lo que ya estaba aprobado desde 2014, que es la conexión de la avenida Monseñor Riberi con la circunvalación del municipio».

García Ballestero insiste en que es «un proyecto muy importante para la ciudad que está cuantificado en un millón de euros y por el que se ha peleado mucho desde Coria; un proyecto que ya tiene todo el expediente concluido y que la Diputación paralizó sin motivo».

Ballestero se lamentó de que «conseguimos reactivar el proyecto el pasado 2018 y hoy, a finales de febrero de 2019, seguimos sin tener noticias y aún no han empezado las obras». Además, instó a la institución provincial a «que gobierne para todos y que ponga encima de la mesa todos los mecanismos para licitar la obra y que sean una realidad».

Por su parte, Alfredo Aguilera, portavoz del Grupo Popular en la Diputación aseguró que «el sectarismo y la incapacidad son dos características que siempre han caracterizado al PSOE; muestra de ello son las obras aún no comenzadas de las entradas a Coria». «Se trata de unas obras que van en beneficio de la seguridad de los caurienses y sobre todo aquellos que utilizan esta vía de acceso no solamente con coches sino también los peatones y que supone un claro riesgo para todos», señaló.