Fallece una mujer atropellada por un tren en un paso a nivel de la estación de Navalmoral

Tren implicado en el suceso./Miguel Ángel Marcos
Tren implicado en el suceso. / Miguel Ángel Marcos

Según testigos presenciales las vallas estaban bajadas e iba manipulando el móvil

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Marina Roura Gómez, de 61 años y vecina de Navalmoral, ha fallecido este martes a mediodía al ser arrollada por un tren que hacía el trayecto Madrid-Zafra, en el paso a nivel de la calle Pablo Luengo, a pocos metros de la estación. Había ejercido durante varios años como médica en la vecina población Rosalejo.

Ocurrió cerca de las doce y media. Según testigos presenciales, las barreras estaban bajadas al paso del tren y este hizo sonar la sirena para anunciar su llegada, pero la mujer iba manipulando el teléfono móvil, pudo distraerse y cuando quiso reaccionar ya era tarde, siendo desplazada varios metros.

Más información

De inmediato se presentaron efectivos de la Policía Local, la Guardia Civil y una ambulancia medicalizada del Servicio Extremeño de Salud, así como numerosos vecinos del entorno y viandantes, puesto que se trata de un paso muy transitado. De ahí la insistencia de los presentes en el peligro que tienen este tipo de pasos y lo frecuentes que son las distracciones o en otros casos las imprudencias, al cruzar cuando las barreras están bajadas.

Ya se han producidocuatro muertes, con ésta última, en el paso de la línea del tren por el casco urbano moralo en lo que va de siglo, bien en el paso de Pablo Luengo o en el del barrio de la Paz. De ahí la insistencia de las sucesivas corporaciones locales en pedir que se mejore todo lo posible la seguridad.

De hecho han tratado de hacerse con la instalación de equipos más modernos y consistentes, para evitar las frecuentes roturas que sufría las barreras anteriores por golpes de vehículos que trataban de pasar cuando no debían.

También ahí se enmarca la petición de partidos y colectivos locales para que la línea del futuro tren de alta velocidad vaya soterrada, no tanto por seguridad, sino para impedir que se levante un muro alrededor de las vías que partiría en dos el casco urbano.

Soterramiento

Ante la llegada del Tren de Alta Velocidad, los portavoces de los seis partidos que forman la Corporación Municipal de Navalmoral de la Mata firmaron una moción conjunta en febrero de este año para pedir el soterramiento de la plataforma a su paso por el casco urbano. En este documento también planteaban la construcción de dos pasos inferiores peatonales donde actualmente existen pasos a nivel, que serían eliminados, y un paso inferior de viales bajo la estación que comunicara la N-V con el paseo de la Estación y la carretera de Jarandilla.

Más de 200 pasos a nivel en la región

La red ferroviaria extremeña conserva 257 pasos a nivel, de los que 169 –o sea, dos de cada tres– no tienen barreras. Además, la mayoría están en el nivel mínimo de seguridad. Son datos a fecha de 2017, cifras que el Gobierno central aportó ese año para responder a una pregunta formulada por los diputados socialistas extremeños en el Congreso (Pilar Lucio, Ignacio Sánchez Amor, César Ramos y Marisol Pérez).

Según recogía el documento facilitado para contestar a esta cuestión, de los 257, el 65% son del tipo A, esto es, disponen de señalización vertical.

Los equipos de emergencia en el lugar del suceso.
Los equipos de emergencia en el lugar del suceso. / Miguel Ángel Marcos

Hay diez en un escalón superior en cuanto a seguridad, pues disponen de «instalación automática de protección y señalización luminosa y acústica», según la definición que figura en la respuesta del Gobierno.

Y hay 21 de la clase C, o sea, «con instalación automática de protección, que podrá ser semibarreras enclavadas, semibarreras automáticas o la combinación de ambas».

Hay, además, dos del tipo F, que son aquellos «pasos peatonales que pueden tener señalización luminosa peatonal si están en zona urbana o en una estación, no siendo el caso de los dos existentes en Extremadura», precisa el texto oficial. Esos dos citados están en el término municipal de Cáceres, en la línea Mérida-Valencia de Alcántara.

Por último, hay 57 de la clase P, o sea, particulares, «que deben estar dotados de una cadena o cancela que impida el cruce, excepto cuando el titular precise pasar».

En los últimos siete años ha habido en la región ocho accidentes en pasos a nivel. El último ha sido este incidente en Navalmoral. El anterior se registró el 22 de enero de 2017 cuando un tren procedente de Huelva arrolló a un vehículo en el término municipal de Calamonte. El conductor del vehículo, de 27 años, murió.