Los encendidos de las nuevas frecuencias de la TDT comienzan el miércoles en Cáceres

TImagen de archivo de tbajos de revisión de receptores para el primer dividendo digital, en 2014./
TImagen de archivo de tbajos de revisión de receptores para el primer dividendo digital, en 2014.

Unos 21 millones de personas estarán afectados por el cambio de frecuencia de la TDT, que actualmente emite por la banda de 700 Mgz | Los encendidos también empiezan en Mallorca, Ibiza y Formentera

EFE

Los encendidos de nuevas frecuencias de Televisión Digital Terrestre (TDT) comenzarán a partir del miércoles 24 en Mallorca, Ibiza, Formentera y Cáceres como paso previo a la liberación de la banda de 700 Mhz que se subastará entre enero y febrero y se usará para el despliegue del 5G.

Como ya se ha informado, las comunidades de viviendas de la región disponen de un año para revisar sus antenas para asegurarse de que pueden seguir viendo la TDT. La llegada del 5G obliga a un nuevo ajuste del espacio radioeléctrico, lo que supondrá para las antenas colectivas un coste que podría oscilar entre 100 y 678 euros.

Unos 21 millones de personas estarán afectados por el cambio de frecuencia de la TDT, que actualmente emite por la banda de 700 Mgz, con el fin de que se quede libre el 30 de junio de 2020 para la prestación de servicios asociados al 5G, ha anunciado este viernes el director general de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, Roberto Sánchez.

La subasta se efectuará «en enero, y si no llegamos, en febrero», en un proceso que concluirá antes del 30 de junio de 2020 cuando se habrá producido la liberación del Segundo Dividendo Digital, es decir, la banda de 700 Mgz, que deberá estar disponible para la prestación de servicios asociados a la telefonía móvil 5G, en cumplimiento de las obligaciones impuestas por la UE.

La liberación de la banda de 700 Mgz procede de una decisión de la UE que quiere que se usen las frecuencias de forma armonizada con el fin de tener un espacio común para la tecnología 5G.

Efecto del cambio de frecuencia

Sobre los efectos del cambio en las frecuencias de TDT, Sánchez ha insistido en que no supondrá pérdida alguna de canales para los usuarios, que seguirán viendo exactamente los mismos, ni tampoco afectará a los televisores, que no tendrán que cambiarse.

Serán los edificios comunitarios los que tendrán que adaptar sus antenas colectivas y, en algún caso, incorporar un amplificador monocanal o reprogramar la centralita en función de la instalación, ha explicado. En edificios individuales, «no habrá que hacer nada, salvo resintonizar la TV con el mando».

La forma que se efectuarán los cambios será «gradual y paulatina» en un proceso que continuará el próximo viernes 26 en Huelva, se paralizará en agosto y se reanudará en septiembre.

El plan técnico de la TDT aprobado por el Consejo de Ministros divide España en 75 demarcaciones, de las que ocho no se verán afectadas por los cambios de frecuencias: Asturias, Barcelona, La Coruña, Menorca, Melilla y una parte de las provincias de Toledo y Murcia.

El proceso continuará en septiembre en el resto de municipios, como Albacete, Almería, Badajoz y Santa Cruz de Tenerife, según el Real Decreto aprobado el pasado 21 de junio.

Las cadenas de televisión emitirán en un principio de forma simultánea en las dos frecuencias, con el fin de facilitar los cambios y adaptaciones en domicilios de usuarios, ha explicado Sánchez.