Diez empleos se pierden con el cierre de la terraza de Cuartos

Frías el viernes en Cuartos, último día de la terraza. :: E.G.R./
Frías el viernes en Cuartos, último día de la terraza. :: E.G.R.

La Junta impide que mesas y sillas ocupen una vía pecuaria, como se venía haciendo durante las últimas tres décadas

ELOY GARCÍA

Una decena de empleos se perderán a consecuencia del cierre de buena parte de la terraza del bar municipal de la garganta de Cuartos de Losar de la Vera, motivada por la orden de la secretaría general de Desarrollo Rural, que considera incompatible esta ocupación temporal al tratarse de una vía pecuaria, Colada Fuentebuena.

La decisión ha provocado el malestar del hostelero Ángel Frías, adjudicatario de este establecimiento durante los últimos diez años. «Siempre se han puesto las mesas y sillas de la terraza en este sitio y nunca hemos entorpecido el paso del ganado ni hemos tenido ningún problema ni nada», lamenta. De ahí que pida que la Junta reconsidere su decisión, por lo que su gestor, Juan Benito Sánchez, se ha dirigido a la misma reiteradamente. «No solo por el perjuicio creado a esta empresa, sino por el servicio que se deja de dar al turismo en un entorno tan concurrido como el del puente de Cuartos, algo que se ha venido haciendo con normalidad durante los últimos 30 años», afirmaba el viernes desde la terraza, último día de ocupación. Desde el sábado esas 20 mesas con sus correspondientes sillas, en las que el pasado fin de semana se dieron cerca de 300 comidas, se encuentran apiladas.

Sobre el cambio de actitud Frías lo tiene claro. «Nunca hemos tenido problemas pero durante los últimos 3 o 4 años las denuncias por todo han sido continuas, y siempre por parte de otros hosteleros de la zona, está siendo una verdadera persecución. Incluso denunciaban la adjudicación del bar. Y ahora, después de que el año pasado me gasté más de 15.000 euros en acondicionar la terraza, me obligan a quitarla», lamenta, a pesar de que según asegura hay una sentencia judicial del año 2016 que le autoriza a ocupar un tercio de la misma vía.

De igual forma exime de cualquier responsabilidad al Ayuntamiento, manifestando que desde la administración local se habían tramitado los preceptivos permisos al igual que se había hecho en los últimos años. «Incluso el alcalde nos ha mostrado su apoyo y nos ha dicho que seguirá intentando que la Junta nos autorice la terraza. Aunque la verdad es que lo veo difícil, parece que la Junta no tiene intención de solucionar este problema, es como si hubiera algún interés en que esto desaparezca», afirma.

Así las cosas, desde el sábado la plantilla de quince trabajadores habituales se ha visto reducida a cinco. «Hoy mismo -por el viernes- he despedido a dos. Personas que vienen todos los años a hacer la temporada y que ahora se quedan sin trabajo. Incluso se han echado a llorar», concluye.

Nuevos trámites

Aunque en un principio Frías pensó en dejar la explotación del bar, finalmente ha decidido continuar con el mismo e intentar mantener los puestos de trabajo que se pueda «dado que está en trámite por parte del Consistorio la solicitud de una nueva ocupación de la vía pecuaria».